Diecisiete sílabas de amor

  • Hiperión publica una nueva recopilación de haikus, en esta ocasión sobre el amor en todas sus vertientes, seleccionados por Elena Gallego y Seiko Ota.

HAIKUS DE AMOR. Elena Galledo y Seiko Ota. Hiperión. Madrid, 2015. 235 páginas. 15 euros.

Pocas composiciones poéticas ajenas a nuestra tradición ejercen tanta fascinación como el haiku. El misterio encerrado en esas depuradas 17 sílabas repartidas en tres escuetos versos nace de una contradicción: su aparente sencillez y su complejidad esencial. El maestro Matsuo Basho definió el haiku como lo que sucede en un lugar y en ese momento, y dejó el enigma sin resolver. Si nos tomamos al pie de la letra las palabras del más famoso de los haijin y hacemos caso de los estudiosos de esta delicada estrofa, el haiku es un instante de conexión con la realidad, la posibilidad momentánea de percibir el hecho concreto de los que sucede en ese instante, lo que lo hace especial y único. Desde este punto de vista, el haiku clásico excluye al yo. No habla de los sentimientos del poeta, en todo caso, el poeta ve reflejado su estado de ánimo en lo que le rodea, en la naturaleza entendida en un sentido muy amplio, y se reconforta y se reconoce en ese reflejo que lo iguala al resto de lo que vive, sea otro ser humano, animal o planta.

Hiperión publica, en la estela de aquel Haikus desde el corredor de la muerte que obtuvo un notable éxito, Haikus de amor, que, como la anterior recopilación, firman Elena Gallego y Seiko Ota. El libro incluye, además de los poemas en edición bilingüe, una nota sobre la escritura japonesa, una introducción a la edición, un apéndice sobre el haiku de amor en español, además de una nota de agradecimiento por las reseñas que diversos escritores, críticos y periodistas han dedicado a las anteriores antologías de estas autoras. A pesar de todo, se echa de menos una explicación más detallada sobre los criterios de selección de autores y poemas.

Los haikus de amor recopilados y traducidos por Elena Gallego y Seiko Ota son de amor en un sentido muy amplio. El lector va a encontrar entre las páginas de este libro poemas que hablan de la relación amorosa en todas sus vertientes, pero también del amor a los hijos, a los padres, a los animales, incluso a los insectos, y, en general, a la naturaleza entendida como lo hace la cultura japonesa: como todo lo que nos rodea, incluidos los seres humanos que no están en una posición central, sino al mismo nivel que el más humilde de los seres vivos. También está presente y representada esa otra cara oscura del amor que incluye la nostalgia, el desconsuelo, la amargura de la despedida y el fracaso.

Es complicado, en ocasiones, discernir a qué aspectos de esas múltiples realidades que florecen y se ramifican designadas por la palabra amor se refieren algunos de estos haikus, como ocurre con esta hermosa composición del célebre haijin Kobayashi Issa: "Si viene gente/ conviértete en rana / fresco melón". A veces, una nota a pie de página se encarga de aclarar la relación del poema con la experiencia amorosa. Es el caso de éste de Kobayashi Issa en el que el autor refleja una sutil manera de expresar su compasión y su ternura por un pequeño e insidioso insecto, al que considera su igual: "Persona una, / y mosca también una. / La gran sala".

El notable recorrido que Elena Gallego y Seiko Ota hacen por la historia del haiku a través de los autores incluidos en esta recopilación ofrece al lector la oportunidad de encontrar reunidas composiciones sobre un mismo tema de autores tan interesantes como Natsume Soseki, más conocido como narrador y que está muy bien representado en esta antología. Delicioso es éste en el que echa de menos a su esposa durante su atribulada estancia en Londres y que tiene la particularidad de tener título, "Ya Inglaterra me empezó a disgustar": "Con mi esposa / estuve yo soñando, / noche primaveral". También están incluidos en esta antología clásicos del género, como esta evocadora composición del haijin viajero Matsuo Basho: "En una posada / una ramera también duerme / lespedeza y luna". Y haikus tan brillantes y desoladores como éste de Akutagawa Ryunosuke: "¿Qué significa / amor no correspondido? / Se rompió como fuego artificial".

La última parte del libro se dedica a hacer un breve repaso por la historia del haiku en español y su posible influencia en autores como Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez o Federico García Lorca. Oportuno apunte que abrirá la puerta al lector interesado en ahondar en las raíces de la tradición de esta breve estrofa que tantos cultivadores tiene entre los poetas actuales.

La editorial Hiperión ha sido pionera en la edición de textos y estudios japoneses. Haikus de amor se suma a esta larga tradición y tiene el indudable valor de aportar su granito de arena a la lista de publicaciones que abundan en el intento de acercar al lector occidental a la comprensión del haiku desde una perspectiva rigurosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios