Divertida y ácida visión de la familia moderna

Teatro Meridional. Autor: Steven Berkoff. Adaptación: Julio Salvatierra. Dirección: Álvaro Lavín. Intérpretes: Álvaro Lavín, Marina Seresesky, Chani Martín, Iván Villanueva y Resu Morales. Iluminación: Luís Perdiguero. Música y ambiente sonoro: Anxo Graña. Escenografía: Almudena Bautista. Vestuario: Marina Seresesky. Caracterización: Mauro Gastón para Maclayí. Videos: Machango Studio y Julio Salvatierra. Producción: Mario Vega. Lugar: Teatro Quintero. Fecha: Viernes, 12 de octubre de 2012. Aforo: Casi lleno.

No tengo conciencia de que Teatro Meridional, la compañía madrileña que ha pasado fugazmente por el renovado, en programación y personal, Teatro Quintero, dejando un estupendo sabor de boca, haya estado antes en Sevilla.

Si lo ha hecho pido disculpas y me lamento porque seguramente me habré perdido otro buen trabajo como el que este fin de semana hemos tenido la oportunidad de disfrutar en la calle Cuna. Una obra llena de ritmo, casi guiñolesca, divertida y cargada de una mala baba que se agradece en estos tiempos en los que domina lo políticamente correcto.

Steven Berkoff, el autor de esta desenfrenada radiografía de una familia americana que mezcla la estética de la serie televisiva británica Los Roper con el sarcasmo y la ironía de las actuales American Dad o Padre de familia (ambas de dibujos animados), es uno de los más reputados intelectuales ingleses, conocido también por su carrera como intérprete cinematográfico, con más de 100 películas. Algunas míticas como La naranja mecánica.

Una comedia americana sobre la ansiedad pone a prueba la capacidad de sus intérpretes Álvaro Lavín, Marina Seresesky, Chani Martín, Iván Villanueva y Resu Morales. Una especie de carrusel en la que los personajes/máscaras hablan ora entre ellos ora con el público provocando hilarantes situaciones porque comprobamos con horror que ninguno de ellos es sincero. Steven Berkoff sienta a sus protagonistas en un diván teatral para ayudarles a desprenderse de la ansiedad provocada por la mentira. Se trata por tanto de todo un descubrimiento, la obra de Berkoff y la puesta en escena de Álvaro Lavín, del que esperamos que su breve visita no tarde en repetirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios