Dora Ashton glosa la obra de Miquel Barceló, "un gladiador en la arena"

  • La prestigiosa crítica publica un ensayo sobre su experiencia personal con el artista

La prestigiosa crítica de arte Dora Ashton ha puesto su punto de mira en Miquel Barceló, el artista mallorquín al que por su "exuberancia creativa" ve como un "verdadero gladiador luchando en mitad de la arena", y así lo explica en la monografía que acaba de publicar Galaxia Gutemberg. Ashton presentó ayer en Barcelona el ensayo Miquel Barceló. A mitad del camino de la vida, en un acto en el que estaba previsto que acudiera el artista, pero cuyo avión no pudo despegar de Ginebra -donde está trabajando en la cúpula del Palacio de las Naciones de la ONU- a consecuencia de una inoportuna niebla.

Así, el pintor, que acaba de superar la barrera de los cincuenta años (Felanitx, 1957), pudo evitar sonrojarse ante algunos de los elogios que de forma más libre le dedicó Ashton, que ha glosado la obra de artistas como Picasso y Rothko. La autora dice estar "fascinada" por haber podido ser testigo del "vibrante" momento creador de Barceló, al que emparenta con un luchador de circo, pero quien también, desde su fidelidad al arte figurativo, ha sabido establecer un "espíritu aventurero" con los materiales, próximo a la tradición del barroco -Ashton cita como referente en los lienzos de a Tintoretto- pero también del pensamiento del aragonés Baltasar Gracián.

"No conozco a ningún artista inteligente, y Barceló lo es, que no haya estado ligado con el pasado y sus creadores", indicó la crítica, quien cita también a Antoni Tàpies entre las "influencias locales" más reconocibles en el desarrollo creativo de Barceló, que desde su participación en la Documenta de Kassel en 1982 se ha convertido en al artista plástico español de mayor proyección internacional.

A pesar de estos elogios, Ashton recalca que el ensayo no es un "acercamiento convencional", y que tampoco "es un libro de arte para poner sobre la mesita de la sala de estar", ya que al igual que ha hecho con otros artistas, ha preferido reflejar su experiencia en el contacto directo con el pintor y su obra. Barceló todavía no ha podido leer esta obra donde se asegura que "por muy sofisticados que sean sus gustos y por muy lejos que viaje", el pintor de cuyos pinceles salió la capilla de Sant Pere de la catedral de Palma, la obra favorita de Ashton, "es ante todo español".

A mitad del camino de la vida, subtítulo de este ensayo crítico "nada hagiográfico" -dice Joan Tarrida, director general de Galaxia Gutemberg/Círculo de Lectores- surge del primer verso de La Divina Comedia de Dante, obra que precisamente fue ilustrada en una edición especial por Barceló, y que según Ashton muestra el largo camino que aún le queda por recorrer al artista.

De hecho, este ensayo no acaba, o al menos lo hace con un final abierto: "Y continúa". Ashton no se aventura a adivinar cuál será el camino de un todavía joven Barceló. "No tengo ni idea, y creo que él tampoco sabe hacia dónde irá, pero será un larguísimo camino".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios