Elegías para un regreso postergado

Tal y como requiere la ocasión, patriótica y solemne, Mark Isham (Leones por corderos) se pone serio para subrayar el tono elegíaco de la historia de Paul Haggis, con quien vuelve a colaborar tras el éxito de Crash. Se agradece la ausencia de la habitual trompeta marcial, sustituida aquí por el formato camerístico, los ecos de Barber y una pequeña aportación étnico-electrónica-ambiental a la moda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios