La discografía de serrat, con diario de sevilla

Érase una vez un loco con su tema y de vez en cuando sinceramente tuyo

Comentarios 2

La colección discográfica Serrat personal, que le ofrece en exclusiva Diario de Sevilla con todo el legado del cantante español más importante de las últimas décadas, aporta esta semana dos magníficos y muy diferentes discos. Tal com raja es el primero que grabó en catalán con Ariola, y combina composiciones propias con poemas de escritores catalanes. Cada loco con su tema, en castellano, es uno de los álbumes más vendidos de toda su trayectoria.

Como dice Serrat en el libreto de Tal com raja, "en un solo año, 1980, el de la publicación de este disco, la vida me demostró que iba en serio. Nació mi hija María y, cuando cumplió seis meses, murió mi padre. Dar vida a los que llegan y enterrar a los que nos hicieron nos sitúa en el centro de la bisagra".

El disco se abre con un canto a la nostalgia: Temps era temps (Érase una vez), que es una de las canciones en catalán más conocidas por el público castellanoparlante que ha oído hablar de Quintero, León y Quiroga por las coplas, y de Basora, César, Kubala, Moreno y Manchón, la delantera de un Barça campeón, el de las cinco Copas. La mejor canción es Fins que cal dir-se adéu (Hasta que haya que decirse adiós).

De Josep Vicenç Foix musicó el poema És quan dormo que hi veig clar (Cuando duermo veo claro). De Josep Carner tomó el poema El gall (El gallo). Y de Josep Palau i Fabre adaptó Vaig com les aus (Yo voy como las aves).

Con Cada loco con su tema, Serrat se saltó su costumbre de ir alternando un disco en catalán y otro en castellano. La clave radica en que, en 1983, volvían a abrirse para él las puertas de Argentina, donde había estado vetado durante ocho años por la dictadura militar.

Al tener en el horizonte una gira por Latinoamérica, puso en pie un disco que se abre con la poderosa declaración de intenciones de Cada loco con su tema (prefiero el tiempo al oro, / la vida al sueño, / el perro al collar, / las nueces al ruido, / y al sabio por conocer / que a los locos conocidos) y termina con la correspondiente de No esperes (No esperes de ningún modo / que se dignen consentir / tu acceso al porvenir / lo que hoy arrasan con todo).

Es un álbum que rebosa vitalidad e inspiración. Tiene dos canciones que, 25 años después, siguen emocionando a quienes las hicieron suyas en su lanzamiento: De vez en cuando la vida y Sinceramente tuyo. Pocas veces ha sabido mejor Joan Manuel Serrat significarse como la voz de una sentimentalidad. Y dejar que cante el muchacho, ese que se ha enamorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios