Crítica de Cine

'Europudding' en el Cáucaso

Fotograma de 'Ali y Nino' con Adam Bakri y María Valverde. Fotograma de 'Ali y Nino' con Adam Bakri y María Valverde.

Fotograma de 'Ali y Nino' con Adam Bakri y María Valverde. / m.g.

Contra todo pronóstico, el europudding sigue teniendo recorrido con imposibles alianzas de co-producción y equipos técnico-artísticos transnacionales. Con sede fiscal en Gran Bretaña y rodada en un perfecto inglés de academia, Ali y Nino es una nueva muestra del viejo modelo, despersonalizado y aséptico, de la mano de una historia romántica ambientada en el Caúcaso durante la Primera Guerra Mundial, con un reparto internacional en el que caben actores norteamericanos (Patinkin), daneses (Nielsen), españoles (Valverde), iraníes (Ershadi), italianos (Scamarcio) o israelíes (Bakri), con un guionista-adaptador de prestigio como el británico Christopher Hampton (Las amistades peligrosas, Expiación) y un director inglés de origen indio, Asif Kapadia, al que hasta ahora conocíamos por sus interesantes incursiones en el documental (Senna, Amy).

La cosa va de una suerte de Romeo y Julieta con trasfondo histórico entre una rica heredera georgiana (Valverde) y el príncipe azerbaiyano (Bakri) que la corteja ya desde el mismísimo arranque, entre estampas de romance en plena naturaleza y músicas con toques de folclore étnico.

El guion de Hampton asenderea y pone obstáculos al amor aunque apenas consigue entrelazar con consistencia el universo de las pasiones y las rencillas familiares con ese marco bélico por el que desfilan las identidades nacionales, los problemas políticos y religiosos y los preludios de algunos conflictos que aún siguen vigentes en Eurasia. Kapadia aplica a sus materiales el molde de la corrección académica, la narración sintética (se notan, y mucho, los tijeretazos en la sala de montaje) y una cierta tendencia a la épica y el paisajismo gratuito que parece responder a las exigencias de la promoción turística de las regiones que han prestado sus servicios de producción.

El resultado, epidérmico, sin tensión romántica o bélica alguna y revestido de un lujo de salón cerrado a las visitas, no pasa de la tv movie de alto presupuesto en su vano intento de suscitar pasiones clásicas con material apolillado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios