Eva Yerbabuena busca "conmover" con la belleza y el dolor de Zurbarán

  • Las cuatro funciones del espectáculo que servirá de preludio a la exposición dedicada al pintor en Santa Clara se celebrarán desde el día 25 al 28 Las entradas salen hoy a la venta a 25 euros

Eva Yerbabuena busca "conmover" con la belleza y el dolor de Zurbarán 

 Las cuatro funciones del espectáculo que servirá de preludio a la exposición dedicada al pintor en Santa Clara se celebrarán desde el día 25 al 28  Las entradas salen hoy a la venta a 25 euros

Durante cuatro noches a partir del próximo día 25, después de Feria y a modo de espectacular aperitivo de la exposición Santas de Zurbarán: devoción y persuasión, Eva Yerbabuena, junto con la Orquesta Barroca de Sevilla, presentará en el Espacio Santa Clara -el mismo lugar donde se celebrará la muestra- un espectáculo concebido ex profeso para el proyecto estrella del Ayuntamiento en material cultural. "Su forma de pintar el dolor, la dureza o la crueldad con tantísima belleza" es lo que siempre ha admirado la granadina del maestro del Barroco, confesaba la artista en un vídeo proyectado ayer en el Ayuntamiento durante un acto al que asistieron el alcalde, Juan Ignacio Zoido, y la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella; tanta belleza, de hecho, que algunos de sus coetáneos le reprocharon airadamente que esas santas vírgenes mártires que él pintaba, con la "profanidad de sus trajes", parecían más bien "damas del mundo".

Esa sensualidad es lo que atrajo a los principales diseñadores nacionales que aceptaron participar en una exposición al frente de la cual se encuentran Andrés Peláez, director del Museo Nacional del Teatro, y Benito Navarrete, especialista en pintura y director de Patrimonio del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), y a la que la prestigiosa revista Arts Magazine le dedica un monográfico especial en su número del último trimestre. Todos los trajes que el público podrá ver más tarde en Santa Clara -del 3 de mayo al 20 de julio- expuestos en Santa Clara, creados por Francis Montesinos, Ágatha Ruiz de la Prada, Devota y Lomba, Ángel Schlesser, Juan Duyos, Pedro Moreno, Ana Locking, Roberto Torreta, Hannibal Laguna o Victorio y Lucchino a partir de distintos retratos surgidos del prodigioso pincel del pintor extremeño, se verán en movimiento, encarnados en la figura de la propia Yerbabuena -que lucirá el traje inspirado en Santa Casilda realizado por Elio Berhanyer- y en las de los otros bailaores (nueve mujeres y dos hombres) que darán vida a un total de 19 santas y dos ángeles.

Las entradas del espectáculo, con un precio único de 25 euros, están desde hoy a la venta en las webs www.generaltickets.com y www.icas-sevilla.org, además de en las taquillas del Teatro Lope de Vega, y cada una de las funciones admitirá un aforo máximo de 400 espectadores, que rodearán un escenario con forma de cruz que se instalará en el claustro del antiguo convento del barrio de San Lorenzo. Yerbabuena, que anunció "alguna sorpresa", no quiso dar demasiadas pistas sobre su coreografía, que estará abierta tanto al flamenco como a la danza clásica y a la contemporánea, y que asimismo aunará música del repertorio barroco con algo de flamenco, o eso dejó caer entre líneas la artista granadina, que se ha tomado este encargo también como "una oportunidad para dar las gracias a Sevilla, una ciudad que desde hace media vida mía siempre me ha dado mimos".

"Ha sido un gran reto", explicó la gran bailaora y coreógrafa, que insistió en la condición especial de esta creación que no es, en rigor, ni un espectáculo de baile, ni un desfile de moda, aunque tendrá "un poco de todo", dijo. La escenografía será sobria, adelantó: "Seremos nosotros [los bailaores], los músicos y el espacio mismo de Santa Clara". Premio Nacional de Danza, Yerbabuena colabora en este proyecto con la Barroca, también Premio Nacional en la modalidad de Música. A estos diálogos fuera de la pureza jonda, dijo, le perdió miedo "hace muchísimos años": "Eso de pensar que si no hay una guitarra o una voz flamenca, entonces lo que hace la bailaora no es flamenco... No es así. Desde luego no es una cuestión... física. El flamenco está en el corazón, en el alma, es una forma de sentir que tú sabes que es flamenca".

La bailaora sobre todo aspira a emocionar de la misma manera que a ella le emociona el espíritu de este "proyecto muy rico que deja clara la riqueza cultural andaluza y nacional". "Es una obra muy conmovedora", aseguró la artista, que, de hecho, durante la proyección del vídeo promocional del espectáculo, casi rompió a llorar cuando se vio y se escuchó a sí misma hablando de su padre en esas imágenes, en las que también se tuvo que interrumpir superada por la emoción. En ese fragmento, la artista explica que escogió meterse en la piel y en las prendas de Santa Casilda porque después de "investigar un poco" se dio cuenta de que había ciertas similitudes en las vidas de ambas. "Ella fue la hija de un rey musulmán que se convirtió al cristianismo, y bueno, mi padre rey no era, mi padre era albañil...", va contando en esa parte del vídeo Yerbabuena -nacida en Alemania, y que no tuvo contacto alguno con el mundo del flamenco hasta los 11 años, tarde, en teoría, para ser bailaora, y la aclamadísima bailaora que es además- hasta que se interrumpe en ese momento al aflorarle de repente las lágrimas.

A su lado, el alcalde se mostró convencido de que este espectáculo marcará "un antes y un después" en la carrera profesional de la artista y también en "el rico mundo del flamenco". "No se ha dejado nada a la improvisación, es puro arte", aseguró Zoido, antes de apostillar: "Se trata de Sevilla como fuente de creación, como excusa y como motivo". El espectáculo ha contado con una inversión de 54.000 euros, un montante que se incluye en el presupuesto total de la muestra, para la que el BBVA (que en su calidad de patrocinador privado principal será el propietario de los trajes), aporta 150.000 euros, y el resto, hasta llegar a 375.000, el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios