Crítica de Cine

Fallida secuela de un éxito mediocre

Travis Beacham -también responsable del remake de Furia de Titanes- escribió esta historia que él y el multipremiado e interesante pero claramente sobrevalorado Guillermo del Toro convirtieron en guión y el mexicano dirigió en 2013. Cuatro años después, siempre con producción y argumento de Del Toro, Steven S. DeKinght debuta como director con su secuela tras una carrera como realizador de series televisivas (Daredevil). Y esta queda por debajo de la primera entrega, que tampoco era gran cosa. Luego estamos bajo mínimos.

La estruendosa lucha entre los Jaegers, robots tripulados de clara inspiración japonesa (Mazinger Z o Transformers), y los monstruosos Kaiju, igualmente término y criaturas de patente nipona, es más ruido visual y auditivo lógicamente vacío de contenido -porque los apuntes de redención, instrucción y superación son todo lo pueriles que podía esperarse- pero también de sugestión visual. Todas las modas acaban por agotarse y ser sustituidas por otras, pero las posibilidades técnicas de la imagen digital y el síndrome de Peter Pan que parece afectar al público mayoritario llevan ya casi tres décadas llenando las pantallas de criaturas originales o importadas de los tebeos sin que al parecer el respetable se harte.

Para estas caras mega-súper-producciones prefiero los antiguos kaiju (monstruos) que los japoneses crearon en los 50 -¡más de medio siglo ya!- como Godzilla, primera aparición en 1954, o los bichos de Los hijos del volcán, 1956, que vi una y otra vez en mi infancia para tortura de mi desdichada madre. Tenían más gracia en su tosquedad que esta cara y ruidosa nada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios