Fantasmas de Britten

  • Richard Hickox graba 'Owen Wingrave', alegato pacifista de Benjamin Britten escrito para la BBC a finales de los años 60

La nutrida producción para la escena de Benjamin Britten (1913-1976) ha conocido desigual suerte desde la muerte del músico. Algunas de sus obras se han asentado sin problemas en el repertorio internacional, aunque otras muchas apenas se programan fuera de Inglaterra. Entre las óperas puras, Owen Wingrave es de las menos conocidas, aunque no le falten valores a un título escrito para la televisión, pero que Britten trasladó sin cambiar un silencio de la partitura a los escenarios.

Fue en 1954, durante el proceso de composición de Una vuelta de tuerca, uno de sus más famosos títulos líricos, basado en un no menos célebre relato de fantasmas de Henry James, que Britten conoció otra obra de parecidas características del mismo escritor, adaptación de una obra teatral anterior, y que el compositor estimó como posible argumento de una nueva ópera. Owen es un joven huérfano, último representante de una rancia estirpe de soldados, que se forma en Londres, en la academia militar de Spencer Coyle, una escuela que ha decidido abandonar, pues descubre que en realidad odia las armas. Cuando, a través de su comprensivo instructor, su tía, que en esos momentos pasa casualmente por Londres, conoce la noticia, Owen es obligado a volver inmediatamente a su mansión rural de Paramore, donde su abuelo, sir Philipp, su prometida, Kate, y la madre de ésta lo esperan enojados pero con la idea de reconducir su decisión. Sin embargo, ésta es firme y Owen termina siendo desheredado por Sir Philipp y rechazado por todos, salvo por Spencer Coyle y su esposa. Cuando Kate lo llama cobarde y lo desafía a pernoctar en la habitación encantada, donde en otro tiempo un viejo coronel Wingrave asesinó a su hijo, también contrario a convertirse en oficial, Owen acepta el reto. En medio de la noche, inquieta y arrepentida, la joven vuelve a la estancia que ella misma ha cerrado por fuera y encuentra muerto a su prometido.

La obra servía de forma admirable a los ideales pacifistas de Britten, de forma que cuando la BBC le pidió una obra para la televisión en 1967, con la guerra de Vietnam en el primer plano de la actualidad internacional, el músico decidió que el sujeto ideal era justo este Owen Wingrave, cuyo libreto encargó a Myfawny Piper, que había adaptado también Una vuelta de tuerca. La obra fue producida por la televisión y ofrecida el 16 de mayo de 1971, alcanzando notable resonancia. Dos años después, la ópera, en dos actos, fue estrenada en Covent Garden. Mezcla de diversos procedimientos musicales, en los que se mezclan tonalidad, modalidad y aun serialismo, con líneas vocales fluidas, en tono de conversación, y una orquesta de notable tamaño, en que percusión y metales juegan un papel destacado, Owen Wingrave no se grababa para el disco desde el registro de Decca de la época de su estreno. En 2005 apareció una versión en DVD (sello Kultur), ambientada en la crisis de Suez de 1956, y ahora Chandos la ofrece en una espléndida interpretación de Richard Hickox, un habitual del mundo de Britten, al frente de su City of London Sinfonia y un equipo vocal de absoluta garantía que encabeza el barítono Peter Coleman-Wright en el rol protagonista, bien secundado por Alan Opie, James Gilchrist, Elizabeth Connell, Janice Watson, Sarah Fox, Pamela Helen Stephen y Robin Leggate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios