'Federico según Lorca' recala en el Teatro de la Maestranza

  • Eva Yerbabuena presenta hoy en Sevilla una obra inspirada en la forma de vivir del poeta

Los personajes de Bernarda Alba respiraban dos casas más abajo de la calle de su tía abuela; Doña Rosita la Soltera era la cuñada solterona de una tía rica que tenía en Granada, la mujer que tuvo el primer lavavajillas de la ciudad. De esa cercanía vital nació Federico según Lorca, la obra con la que Eva Yerbabuena cerró el Festival de Música y Danza de Granada de 2011 y que hoy, casi tres años después, estrena en el Teatro de la Maestranza.

Con música original de su marido, el guitarrista Paco Jarana, la granadina -Premio Nacional de Danza y Medalla de Andalucía- y el cuerpo de baile de su compañía ofrecen en este trabajo una visión "muy personal" del poeta basada en los mundos que este se construyó imaginariamente para huir de uno que no le gustaba.

Aunque lleva años afincada en Sevilla -suele ensayar con una sudadera del Betis- Yerbabuena se reconoce a sí misma en la ciudad en la que se reconocía Lorca, donde siempre se le preguntaba cuándo se haría cargo de una obra sobre él. "No me sentía presionada por ser granadina sino por tratarse de Federico, un escritor muy amplio y con muchísimas lecturas. No era fácil crear un proyecto sobre su figura hasta que se encendió la bombillita tras empaparme de sus obras y de todo lo que le rodeó", declaró Eva antes del estreno.

Más que de libro de cabecera, las obras completas de Lorca fueron su almohada durante el proceso de creación. "He tenido a Federico cada noche en la cama, releyéndolo para intentar tener las ideas claras". Y en ese intento por captar el espíritu lorquiano, Yerbabuena se centró en Federico "como persona más que como poeta y artista. Hemos vuelto a sus paisajes, a lo que le rodeaba, su Vega, sus lugares favoritos, sus costumbres..."

Para la bailaora y coreógrafa, está "muy claro" en el espectáculo quién era Federico y quién era Lorca, "pero no se puede definir con palabras, ¡ojalá escribiera como él! Creo que dejó muy claro en su obra su forma de ser como persona y como poeta. Federico era una persona que necesitaba mucho el apoyo de los demás, sentirse querido, amar libremente... Y no me refiero al amor de pareja sino al amor más abierto. También adoraba la magia, la imaginación".

Además del trabajo de documentación, lecturas y ensayos con Horacio García y con José Monleón, con el que Eva se reunió en Madrid para que le hablara de Lorca, el montaje incluye algunas voces en off de Juan Diego que han sido escritas por el propio actor. Proyecciones y una escenografía llamativa conviven con el flamenco (no faltan soleás, caracoles y alegrías) y otras músicas en una propuesta donde la coreógrafa aprovecha también para homenajear con su Pequeño vals vienés a ese "gran creador y maestro, no sólo cantaor" que fue Enrique Morente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios