Félix Palma homenajea a Wells en su novela 'El mapa del cielo'

  • El escritor gaditano presenta en Barcelona la segunda obra de su trilogía victoriana, en la que vuelve al "padre de la literatura de ciencia ficción".

El escritor gaditano Félix J. Palma continúa con su particular homenaje a uno de sus escritores de cabecera, H.G. Wells, en su última novela, El mapa del cielo, segunda entrega de su trilogía victoriana, ya que considera a ese autor como el "padre de la literatura de ciencia ficción".

Si en la primera novela, El mapa del tiempo, Palma utilizaba La máquina del tiempo, en esta segunda entrega, publicada por Plaza & Janés, la trama gira en torno a La guerra de los mundos. "Intentaba recoger el espíritu de las novelas decimonónicas y mi devoción por Wells me llevó a convertirlo en un personaje, al que utilizo como si fuera mi particular Sherlock Holmes", comentó ayer en la presentación del libro el autor gaditano. Precisamente, el libro que cerrará la trilogía, ha avanzado el autor, tendrá como invitado especial al padre literario de Holmes, Arthur Conan Doyle. Palma todavía no sabe en qué otra novela de Wells se basará para construir la tercera entrega, pero sí tiene claro que "versará sobre el mundo del espiritismo".

Vendida a EE UU, Alemania, Italia o Japón antes de su publicación, El mapa del cielo parte de la historia de un hombre que en 1835 hizo soñar al mundo revelándole que la Luna estaba habitada por unicornios, hombres murciélago y otros seres fantásticos. Sesenta años después, su biznieta Emma Harlow, una distinguida joven de Nueva York, quiere restaurar la memoria de su antepasado y hacer soñar al mundo como lo hizo él: reproducir la invasión marciana tal y como cuenta H.G. Wells en su novela La guerra de los mundos, y para ello, en la obra. le dice a su pretendiente que se casará con él si es capaz de hacer creer la invasión.

Palma interactúa con el lector a través de un narrador especial, muy en la línea de los folletines: "Este narrador fue un hallazgo, porque al principio no sabía desde qué punto de vista mostrar la historia, pero al final opté por un narrador que mirara el tablero desde arriba y saltara de una pieza a otra, lo que le permitía hacer malabarismos con la historia, retroceder en el tiempo", explica. En la tercera entrega de la trilogía seguirá ese mismo narrador, si bien Palma intentará "darle una vuelta de tuerca para que se descubra quién es".

Palma no oculta su pasión por la época victoriana, unos años en los que, recuerda, "surgieron grandes mitos actuales como Drácula, Frankenstein o Jekyll & Hyde". De hecho, comenzó escribiendo cuentos de ciencia ficción, que, como él mismo reconoce, "eran atípicos en España", aunque matiza que en sus historias "tiene más presencia el personaje que la propia ciencia". De H.G. Wells, que "utilizaba la ciencia sin que ésta canibalizara sus novelas", lo que más interesa a Palma es "su actitud ante la vida, que le lleva incluso a mostrar desapego de sus obras fantásticas y, en cambio, mostrar más orgullo por otras novelas que escribió en una línea más dickensiana".

Palma abandonó la escritura de cuentos de ciencia ficción porque "desgraciadamente en nuestro país no te puedes ganar la vida con ese género", pero cuando dio un giro a su escritura no quiso abandonar del todo un género que tanto le gustaba, y de ahí la mezcla de ficción y fantasía. Considera aquella etapa iniciática cuentista algo casual -"no soy un cuentista vocacional"- y entiende más el cuento en el sentido de Julio Cortázar o Edgar Allan Poe, "con introducción, nudo y desenlace". Curiosamente, el personaje invitado en El mapa del cielo es Poe, quien da a conocer una versión del origen de La narración de Arthur Gordon Pym, una de las novelas menos conocidas del autor de La caída de la casa Usher.

Recién publicada, la novela ya tiene un ejército de seguidores en internet, que se comunican a través de la plataforma virtual de la obra (www.elmapadelcielo.com) y que confirman la proyección internacional de Palma. El mapa del tiempo se ha editado ya en 30 países y el autor suspira por que directores como Spielberg o Cameron se fijen en sus obras "ahora que hay un 'revival' -dice- de la época victoriana".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios