Festín sonoro y despliegue de excelencia musical

La Orquesta Barroca de Sevilla se ha instalado desde hace tiempo en un nivel tal de excelencia artística que cada concierto suyo se convierte en un verdadero acontecimiento, y así lo intuye un público fiel que sistemáticamente abarrota los conciertos patrocinados por Cajasol. Se puede hablar de un cuño sonoro intransferible que hace de la OBS una de las agrupaciones con un sonido más rico y empastado de cuantas conocemos. Bastó el primer ataque de la Obertura BWV 1066 de Bach, con esa riqueza de timbres, esa sedosidad en la cuerda, esa incisividad en el continuo y ese colorido en las maderas para retratar al punto al conjunto.

Se gozó de la participación del oboista Alfredo Bernardini, un portento de musicalidad y de delicadeza en el concierto de Marcello, y que junto a la espléndida Molly Marsh derrochó fantasía ornamental y variedad en las acentuaciones, especialmente en el trío (fabuloso el fagot de Street) de la Bourrée nº 2 de Bac h.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios