El Festival Joaquín Turina comienza sin entradas para algunos conciertos

  • Ya no hay invitaciones para la cita inaugural que se celebrará este jueves, desde las 20:00, en la Casa Salinas · Entre los artistas invitados figura el fagot de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, Javier Aragó

El piano de Benedicte Palko y el violín de Félix Ayo fueron ayer los encargados de inaugurar la segunda edición del Festival Internacional de Música de Cámara Joaquín Turina. Hasta el próximo 13 de septiembre, todos los aficionados podrán disfrutar de un gran elenco de artistas procedentes de todo al mundo -Japón, EEUU o Alemania- que acuden al certamen que conmemora, este año, el 60 aniversario de la muerte de uno de los compositores sevillanos más universales.

Durante una semana, la capital andaluza rinde tributo a la figura de Joaquín Turina a través de siete conciertos, dos más que en su anterior edición. Cómo expresó ayer en la rueda de prensa uno de los codirectores del evento, el violonchelista Israel Fausto Martínez, el festival está gozando de una buena acogida puesto que "ya no hay entradas disponibles para alguno de los conciertos programados". Esto ocurre con la cita inaugural prevista para este jueves, a partir de las 20:00, en la Casa Salinas. En ella, los asistentes podrán disfrutar de obras de Beethoven, Turina, Camille Saint Säens y Mendelssohn, gracias a músicos como Tsuyoshi Tsutsumi (cello), el pianista Daniel del Pino o Esther Hoppe (violín). Entre los invitados destaca la participación de Javier Aragó, solista de fagot de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla.

La música de cámara se aproxima a los sevillanos en escenarios como el Monasterio de la Cartuja, el auditorio de Cajasol o el de Capitanía General, para los que se han preparado 22 obras que incluyen partituras de Mozart, Vivaldi o Schumann,entre otros, así como del compositor homenajeado. El bar La Carbonería se une a los enclaves elegidos donde el viernes, desde las 22:30, como novedad, se celebrará el concierto Festival Bar, con entrada libre.

Junto a los siete espectáculos, el festival ofrece una parte didáctica a través de clases magistrales y de ensayos abiertos al público en el Conservatorio de la calle Jesús del Gran Poder, 49 (donde pueden retirarse las invitaciones). "Cualquier persona puede disfrutar, aprender y, en definitiva, sentirse como en su propia casa", apuntó la codirectora del festival Benedicte Palko. La pianista indicó que están previstas 12 horas diarias de ensayos y 60 horas de clases dirigidas a 30 alumnos procedentes de Sevilla, así como del resto de Andalucía, España, Italia, Holanda, Polonia-, y Brasil. Palko también destacó el taller dirigido a técnicos de piano que impartirá el noruego Jan Inge Almas y al que se han apuntado profesionales sevillanos.

Por su parte, la delegada de Cultura, Maribel Montaño, aseveró que "todas las plazas de las clases magistrales ya están cubiertas". Esto viene a demostrar "el éxito de este festival joven, cuyo rigor está haciendo que adquiera un gran nivel de manera muy rápida", señaló la delegada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios