Francisco Peinado vuelve a Birimbao con la muestra 'Mike Mau Invasor'

  • El artista reivindica el valor de la veteranía frente a la política de los galeristas

"Los galeristas han hecho durante los últimos años una política consistente en arrinconar a la gente de mi generación y sólo apuestan por los jóvenes. Pero yo creo que el artista se hace con el tiempo, especialmente el pintor. Así que pienso que esa política no es buena, aunque ellos crean que son unos genios y que los pintores son unos desgraciados. La pintura es constancia, mucha constancia: pintar, luchar, sufrir", afirma categórico Francisco Peinado (Málaga, 1941), que está de vuelta en la Galería Birimbao con Mike Mau "Invasor".

Se trata de una serie de veinte óleos sobre cartón pintados entre el año pasado y éste y creada expresamente para la ocasión. "Otras veces que he expuesto aquí lo he hecho con obras más grandes o más pequeñas, muy distintas en sus tamaños. Así que pensamos en hacer algo más coherente y uniforme, creado para esta galería. Aun así, creo que es una exposición muy diversa", explica Peinado, que cuenta entre otros galardones con el Premio acional de Dibujo (1970), el Premio Andalucía de las Artes (1992) y el Premio Nacional de Grabado (1994).

Sobre el llamativo título de la muestra, que fonéticamente evoca al Mickey Mouse de la Disney, el pintor, cuya obra cuelga entre otros centros en el Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo y el Museo de Arte Abstracto de Cuenca, prefiere no dar más pistas. "El porqué es complejo y largo de contar. Cada uno tendrá su interpretación", comenta enigmático.

Habitualmente adscrito a la figuración fantástica, Peinado observa un renacimiento de la pintura en el ámbito de la creación contemporánea, aunque advierte de que "sólo estamos al principio. Mire la Bienal de Sevilla: informática y electricidad".

Respecto a la polémica por la exclusión de galerías andaluzas en Arco el artista apunta que "es un tema complicado, pero creo que no es una decisión buena. Aunque en la década de los 80 participé en varias ediciones, Arco nunca me ha gustado. No se pueden ver bien las obras, hay demasiada gente. Pero bueno, ésa es una batalla de las galerías".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios