Gustav Leonhardt dirige mañana a la Orquesta Barroca en Santa Marina

  • El maestro conduce un programa con partituras de Bach y Muffat · El especialista destaca la versatilidad de Bach, cuyas obras "son tan diferentes que parecen compuestas por autores distintos"

El maestro holandés Gustav Leonhardt, uno de los pioneros que revolucionó la concepción de la música antigua, dirigirá mañana a la Orquesta Barroca de Sevilla en la Iglesia de Santa Marina en un concierto patrocinado por Cajasol. La formación interpretará partituras de Johann Sebastian Bach, compositor del que Gustav Leonhardt es uno de los más destacados especialistas, y Georg Muffat. La cita de mañana será la última de cuatro actuaciones que Leonhardt y la orquesta están llevando a cabo por Cádiz, Córdoba y Jerez, antes de su encuentro con el público hispalense.

El coordinador de la formación, Ventura Rico, no oculta su devoción por el virtuosismo de Leonhardt. "Actuar junto a él es como un punto de llegada al sitio donde queríamos estar", asegura sobre un hito que culmina "todo el recorrido de la orquesta en estos años. Nunca habíamos soñado con tener un director como éste". Por su parte, Leonhardt alabó las cualidades de la Barroca, especialmente el talento del primer violín, Pablo Valetti, y la primera chelo, Mercedes Ruiz. "Ambos, el primer chelo y el primer violín, son muy importantes en la música barroca", explica el reconocido clavecinista con el hablar pausado de sus 79 años. Reconoce que las dos Cantatas que va a dirigir "fueron sugerencia de la orquesta", pero defiende que "haría cualquier obra de Bach porque son todas maravillosas". El holandés se piensa, sin embargo, una descripción de la genialidad del autor. "Hay genios que nadie puede explicar, nadie puede concretar lo que los hace geniales. No se puede explicar un genio porque es un milagro", declara. Más tarde añade la complejidad como uno de los atractivos de su músico predilecto. "Comparando la obra de Bach con la del joven Mozart, por ejemplo, en Bach encontramos siempre lo complicado. Estamos ante un compositor para músicos. Los profesionales pueden estudiar sus partituras y verlas increíbles. Cada pieza suya es diferente, hasta el punto que parecen escritas por alguien distinto".

Leonhardt, que volverá a colaborar con la Barroca en dos citas más en marzo de 2008, está conociendo todavía las características del conjunto. "La relación con la orquesta sólo tiene unos días de antigüedad. Cada orquesta tiene su espíritu. El primer ensayo nunca es un placer, a partir de entonces se va produciendo el conocimiento. Hoy ha ido todo muy bien, muy profesional, estoy muy contento", afirma el maestro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios