Hamburgo estrena la Filarmónica del Elba, la nueva joya cultural alemana

La Filarmónica del Elba. La Filarmónica del Elba.

La Filarmónica del Elba. / efe

Hamburgo estrenó ayer la Filarmónica del Elba, el proyecto cultural más caro de Alemania, cuya ejecución ha durado más de una década marcada por retrasos y sobrecostes, hasta erigirse en un prodigio arquitectónico y acústico. "Hoy inauguramos una casa que ha sido, a la vez, sueño y pesadilla, desastre y maravilla", afirmó el presidente del país Joachim Gauck, en presencia de la canciller Angela Merkel. Surgida del talento de los arquitectos suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, artífices de la Tate Modern, y del talento para la acústica del japonés Yasuhisa Toyota, la Filarmónica nació en 2002 con un presupuesto de 77 millones de euros y ha acabado costando 789 millones de euros. Esta recreación en forma de ola encrespada que Herzog y De Meuron levantaron sobre un antiguo depósito portuario aloja dos auditorios, un hotel de lujo, apartamentos y restaurantes.

El objetivo del Ayuntamiento de Hamburgo es hacer que no sea "un mero objeto de lujo" para la ciudad ni una joya reservada a las élites. El concierto inaugural, dirigido por Thomas Hengelbrock, arrancó con la apertura del Prometeo de Beethoven e incluyó el estreno de una obra de Wolfgang Rihm. Todas las localidades para su primera temporada están ya agotadas: un programa variadísimo (de la clásica a la danza y la vanguardia) que incluye las batutas de Ken Nagano, Ricardo Mutti, Semyon Bychkov, Simon Rattle, Daniel Barenboim y Gustavo Dudamel, cada uno al frente de su orquesta, y solistas como la mezzo Cecilia Bartoli, el tenor Jonas Kaufmann y el pianista de jazz Brad Mehldau.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios