El IAPH se abre al público

  • El centro celebra los 20 años de su fundación con una jornada de puertas abiertas, en la que los visitantes siguieron de cerca los métodos de los restauradores

El Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), dependiente de la Consejería de Cultura, celebró ayer el vigésimo aniversario de su creación con una jornada de puertas abiertas. En su sede del Monasterio de la Cartuja, miembros del equipo del centro, compuesto por más de 80 personas, explicaron el funcionamiento de los distintos talleres a los visitantes, que de 11:00 a 19:00, en visitas de una hora y en turnos de 15 minutos pudieron observar de cerca algunas de las principales piezas actualmente en proceso de restauración.

Una de las más destacadas fue el Cristo crucificado de la Cartuja de Jerez. Esta obra de José de Arce, datada en 1637 y expuesta en el Laboratorio de Métodos Físicos y Examen, era el "broche de oro" del recorrido, que incluía los talleres de escultura, pintura y tejidos (en este último se mostraron piezas de los departamentos de arqueología y papel). También estuvo representado el el Centro de Arqueología Subacuática del IAPH, con sede en Cádiz.

En el taller de escultura, la primera parada, los profesionales explicaron al público sus métodos de trabajo para restaurar valiosas piezas, entre ellas sendas cabezas de Adán y Eva realizadas por Alonso Cano en 1665 procedentes del presbiterio de la Catedral de Granada; un San Antonio de Padua de 1725, obra de Pedro Duque Cornejo y que llegó al IAPH desde la capilla del Palacio de San Telmo; y un conjunto paradigmático de la escultura renacentista, firmado por Pedro Delgado y expuesto en la iglesia de Santa Ana, en Triana, en la que se están haciendo también obras de restauración.

Ya en el departamento de pintura, los visitantes pudieron contemplar las seis tablas de Pedro de Campaña que colgaban también del retablo de la iglesia de Santa Ana; se trata de un conjunto renacentista y es uno de los proyectos más importantes con los que trabaja ahora el centro. Un tapiz de Ariadna del Patronato de la Alhambra, piezas de la corona de la Necrópolis de la Joya, en Huelva, realizadas entre los siglos VIII y VII a.C., un Libro de Repartimiento de Casas y Heredades de 1384 y conservado en el Archivo Histórico de Jerez de la Frontera, y un plano del ensanche de Jaén fechado en 1927 fueron algunas de las obras destacadas que se expusieron para la jornada de puertas abiertas.

El final del recorrido llegaba en el Taller de Métodos Físicos y Examen, donde prácticamente todas las obras que llegan al IAPH comienzan y acaban su proceso. Allí estaba el Cristo crucificado de José de Arce, un autor, según explicaron los especialistas, que introdujo en Andalucía estilos propios del barroco centroeuropeo y que ilustra también el tránsito del manierismo tardío al barroco teatral. Cuando vuelva a Jerez, la obra se instalará en la Catedral de la ciudad, en mejores condiciones de visibilidad (antes estaba a 15 metros de altura). En este departamento los visitantes asistieron a una demostración de sesiones de rayos ultravioleta, que permiten rastrear otras intervenciones en las obras y el estado de los barnices, y radiográficas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios