Inés Salinas, una obra abstracta con denominación de origen

  • Hija de Manuel Salinas, enfermera de profesión, ayer inauguró su primera exposición individual

Inés Salinas, ayer, junto a algunos de sus cuadros en Abades Inés  Salinas,  ayer, junto a algunos de  sus cuadros en Abades

Inés Salinas, ayer, junto a algunos de sus cuadros en Abades / Víctor Rodríguez

A veinte días de cumplir sus 25 años, Inés Salinas (Sevilla, 1993) recibió como regalo de cumpleaños por adelantado su primera exposición individual, casi una veintena de cuadros en los que se muestra como aventajada discípula en el abstracto de su padre, el pintor Manuel Salinas.

Amigos y familiares se dieron cita en Abades, 26, con los Pinelo al fondo, donde su padre es académico. ¿Qué hay de Inés y qué de Salinas en los cuadros? "Tengo un montón de cuadros de cuando era pequeña, la época del colegio, y mi padre siempre fue mi modelo a seguir", dice Inés.

Los primeros elogios los recibió de María Asunción Milá, su abuela, que el próximo año cruzará el rubicón del siglo, coetánea de Sorolla y de Picasso. Asistieron su padre, que guarda las obras infantiles de Inés, su hermana Myriam y sus tíos Miguel y Christian. En Madrid participó en una colectiva e hizo prácticas de enfermera en el hospital de la Princesa. "Igual algún día me dedico a la pintura", dice la pintora cuya puesta de largo artística coincide con el Año Murillo.

Respecto a su progenitor, dice que "mis cuadros tienen un toque más suave, más femenino".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios