Isbilya centra en la Colección Clot de Dalí su primera subasta en Madrid

  • La firma que dirige José Muñoz no celebrará este otoño su tradicional licitación en la sede de Sevilla, que acogerá nuevas pujas en enero y abril

'Bodegón con gran frutero y aves de caza' de Van der Hamen. 'Bodegón con gran frutero y aves de caza' de Van der Hamen.

'Bodegón con gran frutero y aves de caza' de Van der Hamen.

Comentarios 1

"Nuestros clientes en la capital española nos lo demandaban desde hace tiempo y por eso hemos decidido dar este paso y celebrar nuestra primera subasta en Madrid", asegura por teléfono a este medio José Muñoz, director de la casa de subastas sevillana Isbilya, que mañana y el jueves sacará a puja más de 1.000 lotes en un espacio alquilado para tal fin en el número 12 de la calle Velázquez, en el corazón del barrio de Salamanca. La cita, que supone el desembarco de Isbilya en Madrid, deja a Sevilla, por desgracia, sin su ya consolidada subasta de otoño. El responsable de la firma asegura que ya están preparando la que celebrarán en enero en Sevilla, a la que sucederá en abril la clásica subasta de primavera. Ambas se celebrarán en la flamante sede de Los Remedios, adonde se trasladó este año la firma tras darse a conocer desde 2014 en su emplazamiento inicial de la Alfalfa.

Lo más llamativo del conjunto que Isbilya ofrece en Madrid es una serie de esculturas de Salvador Dalí (1904-1989) perteneciente a la Colección Clot, entre ellas dos piezas de gran tamaño: El reloj blando y La Venus del neumático. En total, se podrá pujar por más de 30 piezas del maestro del surrealismo en la que será, según Isbilya, "la mayor subasta de obras de Dalí de los últimos años".

En la década de los 70, Salvador Dalí se embarcó en un gran proyecto acompañado por el empresario y galerista Isidro Clot, para quien el artista realizó un conjunto de 44 esculturas que se conoce como la Colección Clot. Las esculturas, según detalla Isbiya en el catálogo de esta subasta extraordinaria, "están realizadas en bronce a la cera perdida a partir de modelos que Dalí creó con sus propias manos y representan una de las pocas obras en tres dimensiones que deben ser honestamente descritas como originales de Salvador Dalí, partiendo de modelos suyos y siendo su edición autorizada por él". Isbilya asegura que pone en el mercado 32 esculturas de esa colección y que en todas ellas se puede ver la firma de Dalí y el sello de fundición.

Las temáticas que abordan estas esculturas son muy variadas y algunas piezas hacen referencia a temas y sujetos típicos del artista, como los relojes derretidos o su esposa Gala; otras están inspiradas en la mitología clásica. Las hay de diferentes tamaños y los precios de las obras pequeñas oscilan entre los 1.400 y los 3.000 euros aunque las dos piezas mayores superan los dos metros, El reloj blando y La Venus del neumático, y salen por 125.000 euros cada una. Estas piezas dalinianas proceden de una colección particular madrileña cuyos herederos la tenían depositada en Sevilla, según precisó Muñoz a este medio.

La Colección Clot había protagonizado en los últimos años diversas noticias, principalmente en la prensa catalana, donde se analizaba la proliferación de nuevas piezas en el mercado como resultado de la venta a distintos editores de los contratos originales suscritos entre Dalí y Clot. Hay que recordar que Dalí falleció en 1989 y que no llegó a ver ni pudo supervisar estas esculturas de gran tamaño. Así, La Venus de los neumáticos que Isbilya saca puja es un desnudo femenino realizado en 2003 por la fundición madrileña Esfinge y forma parte de una serie de seis, según informa la propia casa de subastas en su web. El reloj blando fue realizado en 2004 por la fundición Arte6 de Madrid. Ambas piezas están creadas a partir de la escultura original cuyo original supervisó Dalí en 1975, y cuentan con un certificado de autenticidad emitido por Robert P. Decharmes.

La presentación en Madrid de la firma sevillana no sólo incluye estos lotes más arriesgados sino esas piezas de arte antiguo y pintura decimonónica que han consolidado a la firma como una de las más potentes del mercado español en pocos años. Entre los lotes más singulares figuran La educación de la Virgen de Juan del Castillo, mastro de Murillo, a puja por 12.000 euros, o la pareja de retratos de los Condes de Peñaflorida pintada por Claudio Coello que la firma ya intentó vender en su última subasta sevillana en la sede de la Alfalfa y que tiene ahora un precio de salida de 50.000 euros. El Bodegón con gran frutero y aves de caza de Juan de Van der Hamen sale por 100.000 euros y sobresale igualmente en un conjunto de indudable interés.

Además, destaca la serie de bodegones barrocos compuesta por 20 obras españolas del Siglo de Oro donde las naturalezas muertas llevan la firma de maestros como Pedro de Camprobín, Antonio Ponce, Bernardo Germán Llorente, Gabriel de la Corte, Juan de Arellano, Tomás Yepes, Francisco Barrera y Mateo Cerezo. Estas pinturas se exhiben en una muestra complementaria a la subasta y se pueden adquirir en venta directa pero no salen a puja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios