La Junta rescata con 'Cineastas' la obra de directores andaluces

  • La primera entrega de la colección recupera cuatro largometrajes y tres cortos de Julio Diamante · El realizador concibe el cine como "una plataforma de libertad"

Comentarios 1

La Consejería de Cultura ha creado la colección Cineastas para difundir, en formato DVD, la obra de "los nombres propios de la cinematografía andaluza". Un paquete de películas del director gaditano Julio Diamante, compuesto por cuatro largometrajes, tres cortos y una entrevista al realizador, es el primer lanzamiento de esta serie.

El autor, que presentó ayer la iniciativa junto con la directora general de Fomento y Promoción Cultural, Guadalupe Ruiz, disertó sobre su manera de concebir el séptimo arte. Diamante entiende el cine, asegura, como "un hecho de cultura y una plataforma de libertad" y confiesa, inspirándose en una cita de Luis Buñuel, que "mis películas pueden haber salido mejor o peor, pero lo importante es que no he hecho nada que entrara en conflicto con mi moral o con mis valores".

En un recorrido por su trayectoria, el director explicó que Los que no fuimos a la guerra fue mutilada por la censura, tanto que su artífice no permitió que el filme se exhibiera en algunos festivales. Mayor suerte corrió Tiempo de amor, un acercamiento a las relaciones de pareja "que coincidió en los cines con la primera película de James Bond y duró más en cartel", comenta con orgullo el creador. De El arte de vivir, el tercer largo incluido en la colección, Diamante precisa que "trata de un proceso de alienación de un individuo, un chico joven que al adentrarse en la sociedad española acaba convertido en otra persona". Además, en La Carmen, el último de los títulos recogidos, el realizador pudo volcar una de sus pasiones junto con la música de jazz, el flamenco.

El apartado de cortometrajes comprende Antes del desayuno, rodado con una cámara de Carlos Saura en la época de la Escuela Oficial de Cinematografía y que incorpora en esta nueva edición música de Jordi Sabatés; El proceso, relectura de la obra de Kafka que le granjeó problemas con la Dirección General de Seguridad de entonces, yla pieza La lágrima del diablo.

Diamante cree que los espectadores que accedan a sus producciones no juzgarán que los años transcurridos les han restado eficacia dramática. Al contrario, "el tiempo carga las cosas de significado, porque te permite ver eso de lo que se habla tanto de la memoria histórica". Sus trabajos, admite, han tenido "una vida muy irregular", pero, concluye, "yo no me quejo de la vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios