Laura Vital estrena hoy 'Tejiendo lunas' en Cajasol

Aunque su nombre no suene tan propio como el de "La niña de Sanlúcar", que le aconsejaba La Sallago -una de sus primeras maestras-, Laura Vital cantaba con su padre a los 5 años rondas de fandangos, se metía en la cocina del Casa Bigotes para intercambiar cantes por langostinos frescos y convivía en un ambiente donde hasta podían llevarte al médico por no tener compás, como cuenta que hizo su abuela con su hermano.

Es decir, en esta artista, profesora de cante flamenco del Conservatorio de Sevilla y con una carrera avalada por más de 30 premios nacionales e innumerables conciertos en festivales internacionales, es incuestionable la tradición. Como también lo es "la avaricia artística", en palabras del coordinador del ciclo Jueves flamencos, Manuel Herrera, que la ha llevado a profundizar e indagar en un arte del que se declara, sobre todo, "aficionada".

Por eso ha esperado el tiempo preciso para sacar a la luz Tejiendo lunas, un álbum que pone de largo hoy (21:00) en el ciclo de Cajasol, y para el que ha realizado un minucioso trabajo que busca el lenguaje común entre el flamenco tradicional y estilos de otras culturas. "Siempre le he tenido mucho respeto a grabar. Preferí esperar a tener algo que contar, y en los tiempos que corren me parecía importante lanzar un mensaje de convivencia entre culturas", explicó la artista.

"Con la aguja de su cante y la seda de su voz", como describió Herrera, Laura Vital ha realizado un "hermanamiento sin adulteración" donde seguiriyas, soleares, tangos, zarabandas y las rosas que abandera, se entretejen con moasharas marroquíes, cantos romaníes o folclore griego, lengua que hasta ha aprendido a "chapurrear". Un amplio programa que también en las letras relatan historias personales y en el que la arroparán en este estreno los guitarristas Eduardo Rebollar y Sócrates Mastrodimos; Jamal Ouassini al violín; Jorge López al piano; David Chupete a la percusión; Inma del Río y Raquel Cabello (coros) y Perico de la Chana y Diego Montoya a las palmas. En definitiva, una apuesta diferente "realizada desde el cariño y el respeto" por una de las voces más dulces del flamenco actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios