Lori Meyers presenta en vivo su disco más ambicioso, 'Cronolánea'

  • La banda vuelve esta noche a Sevilla dentro de la gira programada con motivo de su primer álbum 'multinacional'

Justo cuando comienza a sonar Intromisión, primer corte de Cronolánea, nuevo álbum de la banda granadina Lori Meyers, se intuye que esta producción se distancia de los presupuestos habitualmente manejados por el pop independiente español. "40.000 euros", apunta Alejandro, guitarrista de la formación.

Tras dos discos publicados por Houston Party Records, Viaje de estudios (2002) y Hostal Pimodán (2005), y sobre todo tras el relativo éxito del segundo, el cuarteto rompió la relación contractual con el pequeño sello y atendió la llamada de la multinacional Universal. "Teníamos un contrato leonino y pedimos cambiarlo si las cosas iban bien. Y fueron bien con Hostal Pimodán, pero el contrato no cambió. Así que decidimos irnos", recuerda Alejandro.

Universal ya reeditó Hostal Pimodán -"cambiaron la maquetación y le hicieron una nueva promoción, que le dio un gran empuje al disco", apunta Noni, también guitarrista y principal vocalista del grupo-, pero la prueba del algodón de hasta dónde pretende llegar la major con Lori Meyers es Cronolánea. Veinte días de grabación y producción a cargo de Ken Coomer -baterista en Uncle Tupelo y los primeros Wilco- no son moneda de cambio usual para un grupo nacional con fuerte anclaje en el pop de los 60. Pero la oportunidad surgió, y Lori Meyers no la desaprovechó. "Llevamos diez años en la música y sabemos cómo funciona la industria, dónde nos metemos, qué es una multinacional y por qué criterios se rige. Si no hay ventas, se acabó", reconoce Alejandro.

En cualquier caso, de esta rara conjunción de factores nace un disco ambicioso, destinado a ampliar el público de la banda sin por ello alterar un ápice su estilo, en el que junto a la influencia de grupos norteamericanos perviven ecos de sus paisanos Los Ángeles o incluso de Los Módulos. "Creo que hemos tenido mucho tiempo, y eso nos ha permitido hacerlo todo de manera más cuidada, incluidos los arreglos y las letras. Sabíamos que este disco, al salir con Universal, iba a tener además un presupuesto mayor, así que subimos el nivel de exigencia, tanto nosotros como la compañía", dice.

Y en los aspectos formales, puede asegurarse que han aprovechado cada euro. "Con la situación actual las cosas han cambiado mucho -comenta Alejandro-. Antes las multinacionales ganaban mucho dinero y eso permitía que los grupos tuvieran grandes presupuestos para grabar. Así que por ese lado algo hemos perdido, pero por otro hemos ganado. Internet es una herramienta de promoción increíble, que te permite acceder a la propuesta de cada músico con un sólo click".

"La política de las discográficas ha sido la de sacar lo máximo en el menor tiempo posible sin mirar por el negocio a largo plazo -piensa por su parte Noni-. Todos tenemos algo de culpa en este asunto, pero si alguien cae, los primeros va a ser ellos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios