Luces, belenes, villancicos... y esas dulces tentaciones

  • El Palacio Gótico del Real Alcázar abre mañana sus puertas a la que es ya la XXIII edición de la Exposición y Venta de Dulces de los Conventos de Clausura de Sevilla y su Provincia

Suspiros de ángel, yemas de San Antonio, panecillos de Belén o tocino de cielo son tan sólo algunas de las delicias celestiales -por lo del nombre, el sabor y por quienes las elaboran- que a partir de mañana miles de sevillanos y turistas podrán disfrutar en la XXIII Exposición de Dulces de los Conventos de Clausura de Sevilla y su Provincia que permanecerá hasta el próximo 8 de diciembre en el Palacio Gótico del Real Alcázar de Sevilla.

En horario ininterrumpido (de 10.30 a 19.00) diecisiete conventos presentarán la amplia oferta de dulces para esta Navidad. De Sevilla capital participan los conventos de San Leandro, Santa Paula, Santa Inés, San Clemente, Nuestra Señora del Socorro, Madre de Dios y Santa Ana. De la provincia, diez harán lo propio: Jerónimas de Constantina, Jerónimas de Morón, Santa Florentina y Aliadas Carmelitas descalzas de Écija, Clarisas de Marchena, Morón de la Frontera y Carmona, Mercedarias de San Andrés de Marchena, Mercedarias de la Encarnación de Osuna y Agustinas Nuestra Señora de la Paz.

De la amplia variedad de dulces que se venderán, -el año pasado fueron 200 los productos que se ofertaron-, según María Luisa Fraga, una de las organizadoras del evento desde hace más de veinte años, a esta edición se sumarán otras nuevas propuestas: "Sólo en pestiños habrá 5 ó 6 variedades. En definitiva, esta exposición es ya un tesoro cultural, donde se puede escoger todo lo que se quiera".

Entre las novedades destacan los almendrados de chocolate que este año ofertan las carmelitas descalzas del convento de Santa Ana o los dulces que el convento de Santa María del Socorro incluye a su repertorio habitual como los corazones de almendra, glorias, delicias, mantecados de Viena y bombones de mazapán (rellenos de pasas al licor y cobertura de chocolate).

La almendra sigue siendo la protagonista en mucha de la repostería navideña. Así, el convento de Madre de Dios presenta cajas surtidas con todas las variedades de dulces hechos con este fruto. A ellas las dominicas añadirán los polvorones de chocolate, que con las guadalupanas (especie de trufas con avellanas) y almendrines sevillanos (de coco, almendra y cidra) son las novedades que presentan.

Igual de clásicas son las pastas, serán las mercedarias del convento de la Encarnación de Osuna las encargadas de vender tres nuevas variedades de este dulce: bocaditos, tropicales y bartolos.

Pero en el muestrario de este año quizás lo más peculiar sean los dulces sin azúcar que se aportarán desde los conventos de Santa Ana y Nuestra Señora del Socorro. Del primero, el público podrá comprar coronas de almendras, anises de Santa Ana (con avellanas de adornos), almendrados de Santa Ana y roscos glaseados. Por su parte, las concepcionistas franciscanas del convento de Santa María del Socorro despacharán almendrados, cocadas, tostadillos de almendra, rosquitos de almendras, yemas de almendras y flores de avellanas.

Estos dulces, al igual que todos los que se presentarán en la exposición llevan en sus cajas una etiqueta con los ingredientes empleados para su elaboración. Todos productos trabajados de forma artesanal que, seguro, un año más completarán la cesta de navidad de miles de sevillanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios