Luis Izquierdo presenta el disco de su 'Miserere'

"Por fin". Son las primeras palabras que salen por la boca de Luis Izquierdo, el director del tradicional Miserere que cada Sábado de Pasión se interpreta en la Catedral de Sevilla, y éste, dice, "sí que es un marco incomparable". Se refiere con "gran satisfacción" a la edición por parte del acreditado sello Deutsche Grammophon de la composición de Hilarión Eslava, en una versión conducida por Izquierdo y grabada entre los días 3 y 8 de septiembre del año pasado por la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, los solistas José Bros (tenor), Flavio Oliver (contratenor) y Carlos Álvarez (barítono), la Escolanía del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial y el Coro del Maestranza (dirigido por Julio Gergely). El resultado, según la discográfica Universal (en la que está integrado el sello amarillo), es un disco "de lujo" con un elenco vocal "excepcional". El responsable de la batuta fue más lejos y proclamó esta grabación del Miserere como la que "quedará para el resto".

El lanzamiento se produce cuando se conmemora el bicentenario del nacimiento del compositor -que fue maestro de capilla de la Catedral- en la localidad navarra de Burlada.

Luis Izquierdo recuerda que ha dirigido "más de 1.000" obras sinfónicas de todo tipo, aunque es consciente de que será recordado de manera particular por su vinculación con este Miserere, que ha dirigido durante 46 años en Sevilla y en muchas otras ciudades de todo el país. "Soy un pesado con el Miserere", bromea. Para el director musical, esta obra, que recibió virulentos ataques en la época en que fue creada, es "melódicamente irreprochable" y comparte con la escuela belcantista (Donizetti, Bellini, Verdi...) su "fondo armónico y vocal". "Es cierto que siempre fue muy discutida. ¿Por qué? Porque era buena". Así zanja el director el debate sobre los valores musicales de la obra.

Remedios Navarro, gerente de la Real Orquesta Sinfónica y del Teatro del Maestranza, aseguró durante la presentación del álbum, en el remozado coliseo, que es "orgullo" que la orquesta sevillana quede de esta manera "vinculada a un sello con prestigio en todo el mundo". De hecho, deseó que éste sea "el comienzo de una larga relación" con Deutsche Grammophon.

Por cierto, preguntada por José Enrique Ayarra, organista de la Catedral, la delegada de Cultura, Maribel Montaño, se comprometió a sondear la "posibilidad" de que Plácido Domingo cante alguna vez esta obra en Sevilla. Izquierdo, de todos modos, aseguró que él mismo le había mostrado la partitura a Domingo y a Alfredo Kraus, ya fallecido, y ambos comprobaron que sus voces no eran adecuadas para la obra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios