El Maestranza pierde casi la mitad de su apoyo público en tres años

  • Los recortes en la aportación de las instituciones colocan en 2012 al principal espacio cultural de Sevilla en una encrucijada · La dificultad para sumar patrocinios privados podría afectar a la programación ya diseñada.

Comentarios 13

El Teatro de la Maestranza, el que fuera saludado como el buque insignia de la cultura andaluza, afronta un dramático recorte presupuestario en 2012 que ha puesto contra las cuerdas su modelo cultural y podría afectar a la programación diseñada para el año próximo. Apagadas las luces y los aplausos, marchitas las flores que acompañaron el curso pasado la celebración de su 20 aniversario, la realidad muestra su rostro más ceniciento: el coliseo lírico tendrá en 2012 casi la mitad de presupuesto que en 2009. Un tijeretazo con mayúsculas, que no guarda relación directa con la bonanza que conocen otros proyectos emblemáticos de Andalucía, como el Museo Picasso o la Alhambra, y que amenaza también al sector hotelero y turístico de la capital, que había visto cómo la oferta, siempre al alza, del Paseo de Colón, atraía a melómanos de toda Andalucía pero también de Madrid y más allá, gracias a la óptima conexión ferroviaria. Una apuesta ésta, la de atraer al público concentrado en torno a la capital española, que ahora, tras la llegada del AVE a Valencia y Barcelona, se ve amenazada por la competencia de la ambiciosa y mucho más costeada oferta lírica del Palau de les Arts y el Liceo en ambas capitales.

Las instituciones parecen no haber sido capaces aún de ver las ingentes posibilidades que tiene, en términos de creación de riqueza económica, un proyecto cultural como el Maestranza, con un 90% de ocupación. Si no, difícilmente se explica que la Diputación de Sevilla, que ha recortado un 28% de media sus proyectos culturales para 2012 -caso de sus circuitos escénico (Cipaem) y flamenco- le haya aplicado al Maestranza un recorte muy superior, del 43%.

En cifras globales, el coliseo lírico ha pasado de contar con 7.615.656 euros (2008) y 8.722.282 (2009) en aportaciones de sus cuatro patronos (Ministerio de Cultura, Junta, Ayuntamiento de Sevilla y Diputación Provincial) a los casi 5 millones que tendrá, con suerte, en 2012, si los recortes del Estado en este capítulo se asemejan a los del Gobierno andaluz.

La aprobación, el viernes pasado, de los presupuestos de la Diputación, con una caída sin precedentes en su ayuda al teatro, ha cercenado las esperanzas de que en la próxima temporada las cosas puedan seguir según el guión previsto, que fue presentado en una multitudinaria rueda de prensa el pasado mes de junio. Dicho acto supuso además el debut en este club de Juan Ignacio Zoido, quien en su primera comparecencia en el Maestranza como alcalde llegó a afirmar que estaba "deseando poner en orden las cuentas municipales para destinar parte al teatro".

En 2012, la previsión de las cuentas públicas para este espacio escénico estará muy limada, y todavía puede descender más, ya que el último miembro en sumarse a este Patronato, que fue el Ministerio de Cultura, no conocerá sus presupuestos hasta bien iniciado el año tras el cambio en el Gobierno. Además, no se descarta que Mariano Rajoy transforme esta cartera en una Secretaría de Estado.

Por el momento, y a juzgar por los presupuestos que sí están aprobados, se sabe que la Diputación destinará al Maestranza 918.435 euros (frente a los 1,5 millones que venía aportando desde 2008) y que la Junta, como anunció recientemente el Consejero de Cultura, Paulino Plata, también ha decidido que a Sevilla le toca ser austera y, mientras otros conceptos -como el Patronato de la Alhambra- dispondrán de más dinero en 2012, al Maestranza le corresponderán 1,7 millones, lejos de los 2,7 que el Gobierno andaluz le dio en 2009.

Con todo, ha sido el Ayuntamiento, que es paradójicamente la institución que más se beneficia de la actividad del teatro, por cuanto el impacto económico de su oferta en la ciudad es de 3 a 1 por cada euro invertido, según la reciente auditoría de Deloitte, el más cicatero en su tutela y protección en los últimos dos años. En 2009, el Consistorio entregó 1.584.749 euros a este proyecto, que descendieron a 413.331 euros en 2010 -un recorte del 75%, la decisión más controvertida de la etapa de Maribel Montaño como delegada municipal de Cultura- y se quedaron en 900.000 euros en este 2011 a punto de terminar. Una suma ésta idéntica a la que, según la nueva delegada, María del Mar Sánchez Estrella, se le destinará en 2012 en los presupuestos municipales, aún pendientes de aprobación, y que a ella -muy crítica con el tijeretazo de Montaño cuando estaba en la oposición- le gustaría elevar "en reconocimiento al teatro".

El excelente trabajo llevado a cabo por la directora gerente, Remedios Navarro, tiene ante sí retos muy complejos, pues tampoco está siendo fácil sumar nuevos apoyos y algunos patrocinadores privados han recortado sus aportaciones, siguiendo la tónica institucional.

Todo ello, sin contemplar las partidas que se destinan a la gran baza de este complejo escénico, la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), que financian la Junta y el Ayuntamiento, instituciones que también le han aplicado recortes sustanciosos en los últimos dos años, más graves los del Consistorio que los de la Consejería de Cultura. Ayer, además, se divulgó entre los medios una sentencia por la cual "la plantilla de la ROSS habría ganado la batalla contra el recorte del 5% de sus salarios, que decidió el Consejo de Administración de la empresa y que les afecta desde el 1 de enero de 2011". En suma, demasiadas incógnitas para 2012 en un espacio que ha hecho del talento y la excelencia una realidad al alcance de todos los sevillanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios