Crítica de Cine

Mala pero honrada

Dean Devlin, guionista de Stargate, Soldado Universal, Independence Day o Godzilla, se pasa a la dirección con una película llamada Geostorm (algo así como geotormenta). Pues ya está la crítica hecha. Devlin, que debe ser un buen tipo que no engaña a nadie, ofrece lo previsible, lo que se espera de él: una catástrofe no del todo natural que amenaza con destruir nuestro planeta y los esfuerzos de un científico para impedirlo. Le suma la habitual y necesaria colaboración entre un equipo que se detesta a causa de choque de caracteres o de cuentas pendientes entre ellos y un inoportuno (para los terrícolas) a la vez que oportuno (para añadir emociones a granel) fallo de las ayudas técnicas que los satélites meteorológicos y otros ingenios deberían prestarles. Leído el guión, Devlin debió decidir que estos alicientes no bastaban y le sumó un complot para asesinar al presidente de los Estados Unidos. Que no falte de .

Imposible hacer un solo reproche a lo que es lo que quiere ser y el espectador de estas cosas espera. Juego limpio. Ni una sola idea original. Ni un solo recurso narrativo interesante. Todo ya visto. De interpretaciones, lo justito. Y muchos efectos especiales. Muchísimos. Y muchas ciudades destruidas. Muchísimas. Afortunadamente Devlin no ha olvidado el sentido del humor y autoparódico que a veces, sólo a veces, hace más digeribles las películas de su maestro Emmerich.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios