Maldad interior

Interesante propuesta. Interesante, sobre todo, por el trabajo de sus dos intérpretes que se curran la faena de hacernos vivir un viaje por la selva del Congo sin mayores artes que sus palabras y sus gestos. Desprovistos de escenografía (una silla, una mesa y una silla de ruedas) y con una iluminación sin apenas matices, Jaime Puerta y Albert Requena se enfrascan, durante 70 minutos, en hacernos partícipes del infame camino hacía nuestro interior en el que descubrimos nuestra propia maldad.

La novela en la que está basada el espectáculo es la misma que Coppola utilizó para su gran película Apocalypse Now. Es, por tanto, un indescriptible recorrido por la sordidez humana circunscrita a un paisaje (la jungla).

El trabajo actoral sobresale pero la obra falla al ser una casi recitación de la novela. Se nota el esfuerzo, pero uno acaba saliéndose de esta profusión de datos emitidos por las bocas de los actores y la dirección se resiente al no haber buscado un clímax que rompa lo plano del espectáculo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios