Mercé quiere que la gente "olvide la prima de riesgo" con su nuevo disco

  • El cantaor lanza al mercado 'Mi única llave', un álbum "muy internacional y festero"

José Mercé tiene 57 años y lleva 44 siendo un privilegiado porque no ha conocido otro oficio más que su pasión: la música, con la que ha ido abriéndose sitio en los oídos y el corazón de los jóvenes. Por eso está que se sale con su nuevo disco, el flamenquísimo Mi única llave, un tiento, anuncia, al futuro.

El jerezano, nacido como José Soto Soto en una dinastía que capitaneaba su bisabuelo, Paco Luz, y comandaba su tío, Manuel Soto Sordera, se confiesa en una entrevista con Efe muy orgulloso de haber abierto el apetito de los jóvenes por el flamenco con un disco como Del amanecer (1998) y los siguientes, Aire y Lío, y está seguro de que con éste entrará "definitivamente" en el siglo XXI.

El disco nace de una idea de "un peso pesado" de la música española, el productor, letrista y cantante Javier Limón, al que Mercé conocía "hace mucho" pero con el que no había tenido oportunidad de trabajar. "Me llamó desde Boston para decirme que tenía una idea para un disco, y yo le dije que llamaba justo en el momento". El cantaor se ha "rodeado" de "las mejores guitarras" del país, léase Diego del Morao, Pepe Habichuela, Tomatito y Manuel Parrilla, de un coro de chicas de 15 países para grabar el martinete que abre el disco; del pianista Alain Mallet para la versión de la zambra La Salvaora, de Manolo Caracol; del trompetista Erik Truffaz y del violinista Layth Al-Rubaye.

"Es un disco muy internacional y festero, que huele a flamenco, a solera, con un soniquete buenísimo que hacía falta en esta época para que la gente se olvide durante dos horas de la prima de riesgo, esa que no conoce nadie y está a todas horas con nosotros", se ríe. Pero también tiene un pellizco muy sentimental porque cuando estaba preparando el disco le llamó Alejandro Sanz para decirle que había compuesto una letra en memoria de Manuel Moreno Moraíto Chico, guitarrista de Mercé durante muchos años y fallecido en agosto de 2011. "Cuando la escuchamos se nos caían las lágrimas. Es muy flamenca y muy del estilo de Moraíto, la mejor guitarra de acompañamiento que ha habido entre finales del XX y lo que va de este siglo. Me queda su hijo Diego", asegura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios