Molina se congratula de su gestión al frente de Cultura

  • El ministro realiza un balance positivo de sus seis meses de mandato y se muestra convencido de haber resuelto "problemas enquistados desde hacía años"

"Hemos resuelto problemas que estaban enquistados desde hacía años", afirma convencido César Antonio Molina al hacer balance de sus seis primeros meses como ministro de Cultura, en los que ha tenido que "reconducir la Ley del Cine" y "poner rumbo a instituciones que lo habían perdido, como la Biblioteca Nacional o el Museo Reina Sofía".

"Yo creo que hoy el Ministerio tiene una gran imagen y estoy muy satisfecho", asegura Molina, quien anuncia que, en las próximas semanas, se firmará "un gran acuerdo con una empresa privada" para digitalizar los fondos de la Biblioteca Nacional y subraya que, tras "la gran batalla que se ha dado en todos los frentes", la empresa Odyssey "está acorralada judicialmente". "Hemos desprestigiado a esta empresa y a todas las que se dedican al saqueo" de tesoros subacuáticos, "y les hemos advertido que no vamos a permitir que se produzca algo así nunca más", destaca el ministro, que se muestra "optimista" ante la posibilidad obtener "algo importante" de las actuaciones emprendidas para reclamar los derechos de España en el cargamento de monedas extraído por Odyssey.

Molina afirma que los abogados españoles "están haciendo una gran labor" en el juicio que se desarrolla en Tampa (EEUU), donde está la sede de Odyssey, y considera "esencial" que los jueces "obliguen a la empresa a mostrar lo que tienen" para que se pueda saber "qué fue lo que se llevaron y su procedencia". Luego vendría la devolución y el reparto, "que eso también es algo que estamos tratando de conseguir".

Los seis meses que lleva de ministro (fue nombrado el 6 de julio) "han sido duros" para Molina, "porque hubo que resolver con mucha decisión y autoridad una serie de imprevistos complicados, pero también han sido unos meses muy gratificantes". "Creo que hemos demostrado un buen saber hacer, una experiencia de mucho tiempo en la gestión cultural y en el mundo de la cultura", destaca el ministro. "Hemos resuelto problemas que estaban enquistados desde hacía años y hemos tratado de orientar la cultura española en el mundo", añade.

El robo de 16 láminas en la Biblioteca Nacional fue la primera crisis a la que tuvo que hacer frente Molina, que remite "a los resultados" cuando se le pregunta si está satisfecho de cómo se resolvió. "En poco tiempo se han rescatado buena parte de los documentos robados", gracias a la actuación de las fuerzas policiales de España y del extranjero. El ministro anunció que, "en las próximas semanas", se firmará "un gran acuerdo con una empresa privada para la digitalización de los fondos de la Biblioteca Nacional", que cuenta con unos 25 millones de libros. "Es una de las cuestiones que había que afrontar de manera inmediata, para que los incunables, manuscritos y materiales de valor sobre todo no se vuelvan a tocar, y se puedan investigar a través de estos sistemas que no requieren la consulta física", añade. La labor de digitalización tiene "un gran coste", y por eso ha sido necesario "recurrir a la iniciativa privada", aunque también se contará con fondos públicos, señala el ministro, partidario de "hacer partícipes a las fundaciones y a las grandes empresas privadas españolas" en este tipo de proyectos.

El ministro está satisfecho del proceso que se ha seguido hasta el nombramiento, el pasado sábado, de Manuel Borja Villel como director del Museo Reina Sofía, tras superar un concurso internacional. "Hemos dado un ejemplo en el mundo de que no se elige a dedo un director de un museo, sino que lo elige de manera libre e independiente un comité en el que están representados los más importantes museos del mundo", señala.

En cuanto a la devolución a la Generalitat de Cataluña de los documentos que aún se encuentran en el Archivo de Salamanca, el ministro deja claro que "se hará cumpliendo la Ley" y una vez se tenga las garantías de que aquellos documentos que salen tienen que salir". "Estamos en la recta final", asegura.

Entre los logros del Gobierno en materia de Cultura durante la legislatura, Molina cita el aumento en la compra de libros para bibliotecas -que ha pasado de "unos 185.000 euros" en la etapa del PP a los 20 millones presupuestados para 2008- y la apertura de más veinte centros del Instituto Cervantes, del que el ministro fue director tres años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios