Monumento a San Fernando (1848-1924)

  • ENTREGAs publicadas 21 y 28 de octubre; 4, 11, 18 y 25 de noviembre; 2 y 9 de diciembre de 2007.De ayer a hoy: la Ciudad del siglo XXI (VIII)

L A crónica de la inauguración del monumento y de la procesión extraordinaria de la Virgen de los Reyes, celebrados el día 15 de agosto de 1924, la escribió con profusión de detalles Luis Montoto y Rautenstrauch, que fue el último cronista oficial de la ciudad.

El rey San Fernando, la reina Isabel II y su hijo el rey Alfonso XII fueron protagonistas del nombre oficial de la plaza. La reina Isabel II (1830-1904) declinó a favor del rey santo el honor de tener su estatua en la entonces plaza de la Infanta Isabel y darle su nombre, el día 4 de octubre de 1862, cuando el alcalde Juan José García de Vinuesa le hizo el ofrecimiento en nombre de la ciudad, cuyo Ayuntamiento lo había aprobado el día antes. Luego pasaron quince años hasta que el rey Alfonso XII (1857-1885) presidió la ceremonia de colocar la primera piedra del monumento a San Fernando el día 27 de marzo de 1877, en la plaza ya rotulada con el nombre del santo rey por acuerdo municipal del día 30 de enero de 1875. Pasaron cuarenta y siete años hasta que, por fin, se colocó el monumento el día 15 de agosto de 1924. De manera que el monumento a San Fernando instalado en la plaza Nueva tardó más de tres cuartos de siglo en pasar de la idea (1848) a la realidad (1924). Comenzó su ciclo en 1848, cuando el Ayuntamiento aprobó la idea presentada por el alcalde Francisco Javier Cavestany de construir una gran fuente coronada por una estatua del santo rey, en la todavía proyectada Plaza Mayor en el solar resultante del derribo del convento Grande de San Francisco. Trece años después, en 1861, el Ayuntamiento rescató el proyecto, aunque quitando a San Fernando y dedicándole la estatua y el nombre de la plaza a la reina Isabel II. Pero la reina, en 1862, declinó el honor y pidió que se respetara la idea inicial de honrar la memoria del santo rey con una estatua y se rotulara con su nombre la nueva plaza.

La procesión extraordinaria de la Virgen de los Reyes de 1924 fue la tercera del siglo XX, según el analista Juan Carrero Rodríguez (Nuestra Señora de los Reyes y su historia, Editorial Rodríguez Castillejo, 1989). Las dos procesiones inmediatamente anteriores dentro de la centuria se celebraron en 1904 y 1905. En el primer caso fue el día 4 de diciembre, con motivo de la coronación canónica de la imagen de la patrona, y en el segundo se celebró el día 31 de marzo para rogar por el final de una sequía que meses más tarde, en el verano de 1905, provocó una hambruna en la campiña que fue la última de Occidente. Fue entonces cuando el arzobispo Marcelo Spínola salió a las calles sevillanas a pedir limosnas para los obreros afectados.

La procesión del 15 de agosto de 1924 transcurrió por la plaza del Cardenal Lluch, actual de Virgen de los Reyes, calles Placentines, Alemanes, Hernando Colón, plazas de San Francisco y de San Fernando, para regresar por Hernando Colón, Alemanes y Gradas de la Catedral y entrar por la Puerta de San Miguel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios