Flamenco

Muere Gaspar de Utrera a los 75 años

  • El cantaor falleció ayer en su casa de la localidad sevillana, a consecuencia de una larga enfermedad que lo ha mantenido enclaustrado el último año. Utrera declara jornada de luto oficial.

Comentarios 1

El cantaor Gaspar de Utrera murió ayer en su vivienda de esta localidad sevillana a los 75 años, tras una larga enfermedad que le impedía salir a la calle desde hace más de un año. La muerte le ha sorprendido días antes de que se celebrara un homenaje en su honor, en reconocimiento de su trayectoria artística y para recaudar fondos. El acto, organizado por la Fundación Machado con Cajasol, la Agencia Andaluza del Flamenco y la Confederación de Peñas Flamencas, se mantiene convocado para el próximo lunes 3 de marzo, a las 20,30 en la Sala Joaquín Turina, con casi todas las entradas vendidas.

Se convertirá en el homenaje post mortem que la profesión rendirá a uno de los grandes cantaores del siglo XX. Entre los participantes se cuentan discípulos, familiares y amigos del utrerano tan reputados como José Mercé o El Lebrijano. Pansequito, Aurora Vargas, Fernando de la Morena, Diego Carrasco y sus sobrinos Inés Bacán y Tomás de Perrate completan el cuadro de cantaores que rendirán pleitesía a Gaspar. El cartel incluye el baile de Concha Vargas, el piano de Dorantes y las guitarras de Pedro María Peña y Antonio Moya.

Un acto de justicia, convocado por las dificultades que últimamente aquejaban al cantaor, y que a la postre le han llevado a la muerte. “Este homenaje lo hemos organizado motivados por el estado precario en que se encuentra Gaspar, tanto de salud como económico”, señalaba ayer Manuel Cepero, presidente de la Fundación Machado, horas antes de conocer la noticia. “La colaboración de todos los artistas, lógicamente, es desinteresada y no hemos encontrado dificultades para que intervengan. La  cantidad que recaudemos se le ingresará a Gaspar en una cuenta bancaria”. Después se produjo el hecho que impedirá que así sea, si bien la familia del cantaor podrá beneficiarse de esta ayuda.

Gaspar de Utrera (Gaspar Fernández Fernández, Utrera, 1932), pese a lo singular de su condición y trayectoria artística, o tal vez por ello, era un cantaor paradigmático, ejemplar. Probablemente sin pretenderlo, pasó durante muchos años por ser el mejor ejemplo contemporáneo de flamenco bohemio y en cierta forma marginal, alejado de los canales habituales de difusión y de los foros mercantiles. Pese a su experiencia de varios años en el circuito de los tablaos madrileños, después de su explosión cantaora siendo apenas un niño, el cantaor retornó en los años setenta a su pueblo añorado, y desde entonces, aunque formó parte de algunos cuadros sevillanos, limitó sus actuaciones a peñas y festivales de su comarca natal. Siendo un amplio conocedor del repertorio más grave y tradicional, su fama le llegó interpretando canciones por bulerías, faceta en la que desarrolló un enorme virtuosismo rítmico. Gaspar poseía una voz hermosa, colorida y potente, de gran eco, dominio rítmico, y un repertorio conformado a la medida de sus características y personalidad artísticas. Sobrino del Perrate y la Perrata, primo por tanto de los Peña (Pedro, El Lebrijano...), al conocimiento del cante de la campiña unía el de Utrera su contacto madrileño con algunos de los más destacados intérpretes del pasado siglo como Pericón de Cádiz, Rafael Romero El Gallina, Pepe el Culata, etcétera, escuela que cristalizaría pronto en el crisol de su acusada personalidad cantaora.

“Un cantaor atípico, al margen del flamenco comercial. Vivía el arte con una intensidad total, su forma de vida era arte desde que se levantaba”, nos apuntaba anoche, en una valoración de urgencia, su sobrino Tomás de Perrate, que participará en el homenaje previsto. “Era un hippie flamenco, con un ángel para partirse de risa”.

Día de luto oficial en Utrera

El Ayuntamiento de Utrera ha declarado hoy día de luto oficial por la muerte del cantaor. Desde primera hora de la mañana, las banderas del Consistorio ondean a media asta como señal de duelo por el fallecimiento del cantaor, quien desde hacía más de un año permanecía en su casa aquejado de una larga enfermedad.

Está previsto que el sepelio se celebre hoy miércoles a las 4 de la tarde en la Parroquia de Santiago de la localidad utrerana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios