Cultura

Música rica en testosterona

De la misma forma que Astérix en los JJOO asume un impersonal modelo genérico de importación, la banda sonora de Fréderic Talgorn (Anthony Zimmer) calca los modos sinfónicos espectaculares de John Williams y su escuela de imitadores. Entre lo excesivo y lo paródico, este musculado score nos demuestra el buen oído y las dotes para la orquestación de su compositor, pero poco más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios