Nace la Academia de las Artes y las Ciencias del Flamenco

  • La nueva entidad formalizará oficialmente sus estatutos el próximo mes de noviembre en Sevilla.

La Academia de las Artes y las Ciencias del Flamenco acaba de comenzar su andadura con un órgano directivo provisional encabezado por Luis Adama, y cuyos estatutos serán formalmente aprobados por los socios fundacionales en una asamblea general que se organizará en Sevilla el próximo mes de noviembre. Su junta directiva, además de con la presidencia de Adama, presidente de la Fundación Tablao Cordobés, contará con seis vicepresidencias, integradas entre otros por el presidente de la Confederación de Peñas Flamencas, Diego Pérez. Un conjunto que será el encargado de dirigir temporalmente este nuevo ente, que surgió en el II Encuentro Nacional del programa Flamenco y Sociedad.

Adama, que dio la noticia durante la reunión fundacional celebrada este jueves en el Palacio de Cibeles, indicó que, ante la ausencia de "financiación vía mecenazgo" que padecerá la nueva asociación durante sus dos primeros años de vida, será necesario un "convenio" con la fundación que él preside. A Adama lo acompañaron el subdirector general de Promoción de Industrias Culturales y de Fundaciones y Mecenazgo del Ministerio de Cultura, Faustino Díaz Fortuny, y el director del Instituto de la Cultura Gitana, Diego Fernández.

Mientras Fortuny habló de "reivindicación" del flamenco con el nacimiento de esta Academia, Fernández se mostró aún más exigente y severo, afirmando que, de seguir en su estado actual, "el flamenco corre el riesgo de vivir en la tormenta". "El flamenco es un tesoro y para comprenderlo hay que explicarlo; por eso no sólo el elemento artístico es fundamental, sino también el intelectual. Hay que analizar por qué está ahí", añadió.

Para él, la creación de esta Academia de las Artes y las Ciencias del Flamenco es "el último vagón del último tren" para que esta disciplina, declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco, "ocupe su lugar adecuado" y sea "divulgado en la sociedad del siglo XXI". Un objetivo que, para el director del Instituto de la Cultura Gitana,"tardará años" en cumplirse, y que requerirá del apoyo de "organizaciones gitanas".

Adama ratificó esta idea, afirmando que a los gitanos y amantes del flamenco se les "llena la boca con la palabra cultura" para referirse a él, pero que la sociedad "no está educada" en esa concepción.

Antes de describir los objetivos de esta asociación sin ánimo de lucro, Adama habló de los "enormes desequilibrios" entre las fortalezas y las debilidades del flamenco, al que llegó a situar en un estado "caótico". La "escasa cultura empresarial", los "cachés desproporcionados" de los artistas o el "amiguismo" fueron algunos de los factores que Adama destacó.

Por ello, la Academia promoverá "nuevos modelos de gestión", en los que, sin dejar de lado la "subvención pública", permitan "vender su producción a las empresas". Además, promoverá "la cooperación" y el empleo de "las tecnologías de la información y la comunicación" para la "difusión de los valores del flamenco", y ejercerá una función de "representación y atribución de premios".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios