Noiret vuelve hoy al Central con 'Habitación blanca'

  • La coreógrafa y bailarina belga presenta un espectáculo alejado de la tecnología y centrado en el cuerpo y sus gestos

Comentarios 0

"Habitación blanca surgió tras una época en la que había estado trabajando con mucha tecnología. Quería volver a un planteamiento más sobrio, en el que el cuerpo, el papel de la bailarina, cobrara más importancia", explica la coreógrafa y bailarina belga Michèle Noiret del montaje que durante dos noches consecutivas, las de hoy y mañana, presentará en la sala B del Teatro Central.

Con este espectáculo -"íntimo, sensible y sensual sobre el mundo femenino", en palabras de Manuel Llanes, coordinador de programación del Teatro Central-, Noiret, iniciada en la danza en la escuela Mudra de Maurice Béjart y temprana colaboradora del recientemente desaparecido Karlheinz Stockhausen, vuelve a pisar las tablas de la Isla de la Cartuja tras seis años de ausencia, cuando recaló en Sevilla con In Betweens. Con Chambre blanche no sólo pasará también por otros dos teatros dependientes de la Consejería de Cultura, el Cánovas de Málaga y el Alhambra de Granada, pues el recuperado contacto, así lo anuncia Llanes, "hace muy probable que su compañía vuelva a Andalucía la próxima temporada".

Noiret reconoce que a la hora de abordar Habitación blanca se inspiró "en la cinematografía de David Lynch, en la que existe una imagen recurrente que suele surgir en sus películas, la de esa habitación un tanto fantasmagórica, indefinible. Esta habitación blanca es como la página en blanco para el escritor", dice.

Aunque la tecnología no resulta visible en la misma medida que en otras piezas anteriores, juega también un papel relevante. "Hay pocos elementos escénicos -comenta-, por eso cobran una importancia especial el diseño de sonido y la iluminación".

Sin embargo, el protagonismo principal corresponde al cuerpo y a sus gestos. "Al prescindir de cámaras, de imágenes, la atención se concentra en las cuatro bailarinas, que pueden ser cuatro mujeres distintas o una sola con cuatro personalidades diferentes. Eso le corresponde al espectador definirlo", añade.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios