Pepín Liria hace oficial su retirada para 2008

  • El diestro de Cehegín toreará en su despedida en octubre seis toros en solitario en una corrida benéfica en la plaza de Murcia

El matador de toros Pepín Liria (Cehegín, Murcia, 1970) anunció ayer oficialmente que se retirará a finales de la temporada 2008. Una decisión que ya adelantó a Diario de Sevilla en la entrevista publicada el pasado 18 de septiembre. Según el matador de toros, sus compañeros le han animado a que se retire en consonancia con su carrera y comenzó a madurar la idea a mediados de temporada, precisamente cuando se encontraba en mejor momento, con varios éxitos notables. "Es mejor marcharse en plenitud, que cuando las cosas no salen", dice Liria, uno de los toreros con fama de legionario, cuya carrera ha estado marcada como lidiador de corridas duras y que, lejos de quejarse de ello, considera que "las circunstancias lo marcaron así. Hubo un momento en el que había que sobrevivir. Y con las corridas duras no me ha ido mal. No me puedo quejar. Tengo que dar gracias a Dios. Estoy orgulloso. Otros tienen que pagar otro tipo de precio. Lo que más me ha gustado es que soy torero y que me han respetado. Jamás pensé que podía aguantar tantos años en activo". En este sentido, el diestro de Cehegín explicaba que en la temporada de su adiós acudirá a aquellas plazas en las que tiene cartel. "Me gustaría ir a Sevilla y abrir la Puerta Grande de Madrid, la única de las plazas grandes que aún me falta", explica el torero. El cierre de su carrera tendrá lugar en su tierra, Murcia, en una corrida a beneficio de la Asociación Contra el Cáncer en la que actuará en solitario ante seis toros de distintas ganaderías. En este festejo que se celebrará en el mes de octubre quiere lidiar toros de algunas de las ganaderías emblemáticas que han estado ligadas a su carrera, como Victorino Martín, Cebada Gago y Palha. En ese adiós en la plaza de la Condomina, el torero no se cortará simbólicamente la coleta, "porque soy y seré torero toda mi vida". El diestro estuvo acompañado en esta reunión con la prensa por su apoderado, Ángel Bernal.

El torero, que debutó con picadores en su pueblo, en 1988, y tomó la alternativa en 1993 en Murcia, de manos de José Ortega Cano, aseguró sentirse feliz al haber "disfrutado con la realización de mis sueños", unos sueños que desde niño fueron "ser torero".

En cuanto a sus actividades tras su despedida de los ruedos, Pepín Liria señala a esta redacción que dedicará más tiempo a su familia y se apartará del mundo de los toros. "Respeto mucho esta profesión y me dedicaré a otras cosas. Seguramente a los negocios inmobiliarios en los que estoy metido"; afirma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios