Perú se suma también a la pugna por el tesoro extraído por el 'Odyssey'

  • Una diputada indigenista alega que las monedas, procedentes de los pueblos originarios del actual país, no fueron entregadas a España "por voluntad propia"

Comentarios 1

Una diputada indígena ha pedido al Gobierno de Perú, presidido por Alan García, que reclame las piezas de oro y plata de un galeón español hundido en el siglo XIX y que España y la empresa estadounidense cazatesoros Odyssey, que lo descubrió el año pasado, se disputan ahora en los tribunales estadounidenses. "Es oro y plata de nuestros pueblos originarios que el galeón llevaba a España. Nuestros antepasados no entregaron esas monedas por voluntad propia. Tenemos el legítimo derecho de reclamar la propiedad del tesoro", afirma María Sumire, del Partido Nacionalista Peruano, principal impulsora de la iniciativa.

La diputada indigenista sostiene que Perú debe intervenir en el juicio que enfrenta a España y la compañía Odyssey Explorer en los juzgados de Tampa (Florida) para recuperar las piezas, según un comunicado de prensa remitido por ella misma.

Hace unos días, el Gobierno español expresó que estaría abierto a alcanzar "algún tipo de acuerdo" con Perú para compartir patrimonialmente con este país "lo que se recupere" del tesoro de monedas extraído "ilegalmente" por el buque Odyssey de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida en 1804. Esta propuesta se produce días después de que el Gobierno peruano solicitara al tribunal estadounidense comprobar la totalidad de los bienes hallados por la compañía cazatesoros en aguas del Estrecho de Gibraltar, valorados en alrededor de 500 millones de dólares.

La directora del Instituto Nacional de Cultura de Perú, Cecilia Bákula, admite que la hipotética recuperación de los bienes se complica para su país, pues no es suscriptor de la Convención del Mar ni, por tanto, de los acuerdos de protección del patrimonio subacuático que contempla ese documento internacional.

Entre las valiosas piezas descubiertas por el Odyssey figuran monedas del reinado de Carlos IV acuñadas en Lima, lo que ha llevado a Perú a exigir sus derechos sobre esa carga, aunque, para las autoridades españolas, en aquella época "el Estado de Perú no existía", pues su territorio pertenecía al virreinato español. La fragata Nuestra Señora de las Mercedes se hundió en octubre de 1804 tras un combate naval que libró una escuadra española con la flota inglesa frente a la costa portuguesa del Algarve, que se saldó con la muerte de más de 200 marinos y sus familias.

Sin embargo, la compañía Odyssey asegura que no se trata de la misma nave y no ha revelado dónde estaba situado exactamente el tesoro. La presencia de dos barcos de la empresa cazatesoros en aguas españolas desató el año pasado un serio enfrentamiento con las autoridades españolas. La batalla por el tesoro ya no se libra en el mar, sino en los tribunales.Y Perú se ha sumado a la pugna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios