Postdam estrena una versión teatral de 'Versos Satánicos'

  • El Consejo del Islam de Alemania considera el montaje "una provocación"

El Hans Otto Theater de Potsdam ofrecerá este domingo el estreno mundial de la versión teatral de los Versos Satánicos bajo protección policial, con o sin presencia de su autor, Salman Rushdie, amenazado desde hace casi veinte años por presunta ofensa al islam.

"Por supuesto la Policía está avisada y por supuesto se reforzará su presencia en caso de que Rushdie, a quien hemos invitado, acuda al estreno", explicó Kerstin Walter, ayudante de dirección del teatro y corresponsable de su puesta en escena.

Los propios responsables de ese teatro en Potsdam no saben si el escritor anglo-indio acudirá al estreno. "Está invitado, pero por razones de seguridad hasta el último momento ni nosotros mismos tendremos la confirmación de si viene o no", explicó Walter.

Los motivos del estreno de esa obra justo ahora, coincidiendo con amenazas en Europa por otras obras que han levantado ampollas en el mundo islámico -las caricaturas de Mahoma en Dinamarca o el filme del ultraderechista holandés Geerd Wilders- no tienen que ver con Rushdie, sino con Goethe. El director general del teatro y de la producción, Uwe Eric Laufeberg, preparaba una versión del Fausto que se estrena mañana, coincidiendo con el 200 aniversario de su publicación. "En estas cayó en sus manos la novela de Rushdie y le vio una conexión", explica Walter. El diablo y el demonio, la duda y la fe: éste es el mundo en conflicto que se pretende reflejar a través de los dos estrenos.

La producción del Hans Otto Theater, un teatro con un aforo máximo de 480 butacas, reducidas en el caso de los Versos a 368 por razones de escenografía, se abre con una escena de un secuestro aéreo por parte de terroristas. Dos personas saltan por los aires: uno de ellos, con aspecto semejante al profeta Mahoma y al arcángel Gabriel; el otro, con aspecto satánico.

Por su parte, el Consejo del Islam en Alemania considera una "provocación" el estreno. Para el presidente del Consejo, Ali Kizilkaya, la libertad del arte y la cultura son "un bien importante", pero siempre "desde el respeto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios