Prospección del arte "del futuro"

  • El CAS inaugura mañana la exposición colectiva 'Hasta el infinito y más allá'

Presentada como el definitivo "punto de inflexión" del Centro de las Artes de Sevilla (CAS), aunque sea en realidad una práctica anómala -la promoción institucional e indirecta de una serie de entidades privadas- fruto de la escasez presupuestaria del museo moderno municipal, Hasta el infinito y más allá se inaugura mañana en su sede, el Monasterio de San Clemente, donde estará hasta el 15 de marzo. Se trata de una exposición "prospectiva" de ocho artistas aún no muy "reconocidos" pero que determinarán "el arte del futuro", asegura Antonio López, comisario de la muestra, también "emergente", anuncia Fernando Roldán, actual responsable del CAS.

Ocho galerías seleccionadas por su línea de programación (basada en el apoyo a los nuevos lenguajes, la experimentación y en su condición de plataforma para jóvenes creadores) eligieron, en colaboración con López, a sendos artistas, que son los que figuran en Hasta el infinito y más allá. Los artistas son José Dávila, François-Xavier Courrèges, Llorenç Ugas, Marina Rodríguez Vargas, Nelo Vinuesa, Rebeca Menéndez, José Miguel Pereñíguez y Santiago Cirugeda, estos últimos, sevillanos y protagonistas de "lo mejor que tiene España en arte emergente", afirma el comisario. Las galerías a las que "representan" son la sevillana Rafael Ortiz, las barcelonesas Nogueras Blanchard y ADN, la madrileña Travesía Cuatro, la murciana T20, la granadina Sandunga, la valenciana Valle Ortí y la gijonesa Espacio Líquido. "No hay una línea temática. Si la hubiera, la línea temática sería el futuro", explica Antonio López.

El comisario ha querido enfrentar en el espacio de San Clemente "diferentes disciplinas y sensibilidades"; desde la "imaginería psicótica" y el "simbolismo barroco y escatológico" de Rodríguez Vargas a la "introspección fotográfica" del joven Llorenç Ugas -premiado por la feria internacional de Madrid Arco-, pasando por las "burradas contrapolíticas" de Cirugeda o la imaginería propia de los antiguos y entrañables videojuegos de los ordenadores Spectrum de Nelo Vinuesa.

"El futuro está lleno de riesgos", dice López, que advierte de que "es importante que se entienda este proyecto", que, dice, ha tenido una preparación con "absoluta libertad" y gira en torno al "ideario de Walt Disney", que "puede ser un poco relamido, pero no es un mal ideario", matiza el comisario, porque busca "un futuro bello" y "utópico". No en vano el título de la exposición es un conocido latiguillo de la película Toy Story, coproducida por la factoría estadounidense

Roldán, tras prometer "sorpresas" que se estarían trabajando ya "con el Gobierno de España", espera que esta exposición signifique la "consolidación" del CAS, un centro que se dirige particularmente "a un público menor de 40 años e innovador, propio del Soho sevillano que es la Alameda".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios