Raíces levantinas bien fijadas en el Sur

  • La Casa Regional de Valencia celebró ayer la presentación de la Fallera Mayor y Bellea del Foc 2008

"Las raíces valencianas en Sevilla son ancestrales", afirmaba ayer en su exaltación de la Fallera de Honor de la Casa Regional Valenciana, el escritor y periodista Nicolás Salas. Él mismo nació en Valencia el 28 de julio de 1933 y, tras ser bautizado en San Nicolás, lo trajeron a Sevilla siendo un bebé. Aun así se reconoce valenciano "al 50 por ciento" lo que marca "mi idiosincrasia. Son mis genes".

Él es uno de los aproximadamente 20.000 valencianos o descendientes de valencianos que residen en Sevilla. Algunos, apunta José Luis Fuster, presidente de la Casa Regional de Valencia, que cuenta con 250 socios, aún hablan su lengua, que han aprendido en casa, dos o tres generaciones después de haberse afincado aquí.

Mantener esa raíces y difundirlas entre los sevillanos es uno de los objetivos de la Asociación Cultural Virgen de los Desamparados, la Casa Regional Valenciana y actos como el celebrado ayer, la presentación de la Fallera Mayor 2008 y de la Bellea del Foc, que representarán a la comunidad valenciana y alicantina, respectivamente, en las fallas y las Hogueras de San Juan de 2008.

El programa comenzó a las 12.30 con el recibimiento de la secretaria autonómica de la Generalitat Valenciana, Gotzone Mora, que firmó el libro de honor, tras lo que se celebró una misa en la parroquia de San Vicente Ferrer, donde hay una imagen de la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia, y se ha restaurado recientemente un retablo.

Por la tarde, en el Círculo de Labradores, el salón de actos se llenó de colores con los trajes regionales y los bailes y los coros valencianos. Durante el acto, al que asistió, entre otras personalidades, el comandante naval de Sevilla, Ricardo Salamero, se presentó el nuevo himno de la Casa Regional, con música del maestro José Albero Francés y letra del poeta levantino Santiago Ferrer.

En su discurso, Nicolás Salas se refirió a valencianos ilustres vinculados a Sevilla en las más diversas actividades. También en el ámbito espiritual, como el cardenal y arzobispo Benito Sanz y Forés o el jesuita misionero Francisco de Paula Tarín Arnau, así como al dinamismo y la expansión de la Valencia actual.

También presentó a la fallera mayor, Esperanza Aleixandre Gallart, que aunque reside en Sevilla desde hace una década "mantiene sus raíces valencias inalterables" y "por sus venas corre el Mar Mediterráneo", dijo el escritor. Asimismo, a la bellea del Foc, Isabel González Camuña, alicantina que llegó a Sevilla hace más de 30 años y que trabaja como auxiliar de enfermería en el Hospital Infantil Virgen del Rocío "humanizando el trato sanitario de los niños enfermos" que allí fueron y son atendidos.

Isabel, que llevaba ayer su traje de novia alicantina, admitía que no sabe hablar valenciano "porque cuando me fui de Alicante no se podía aprender. En la actualidad lo habla casi todo el mundo". Aunque, junto con otros socios de la Casa Regional, se plantearon dar clases, "sólo nos apuntamos tres o cuatro". Y añade que, por encima de las diferencias, "todos somos valencianos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios