Raphael cierra su gira en Sevilla

Recién llegado a Sevilla, Raphael visita el Teatro de la Maestranza donde, por vez primera, actúa. "Van a tener que construir nuevas salas para que pueda venir. He pasado por todas las que ha habido por aquí", bromea el artista echando un vistazo a una trayectoria con la que, en nuestra ciudad, ha pisado escenarios como los del San Fernando, Álvarez Quintero, Cervantes, Imperial, Lope de Vega y hasta el Palenque. En plena madurez, repasa todos esos años de grandes triunfos e incorpora las canciones de Cerca de ti, disco con el que, precisamente, ha puesto nombre genérico a su actual gira nacional e internacional. "No tengo ganas de terminar", explica. "Me quedo tristísimo cuando llega el final de un show pero no puedo estar haciendo siempre lo mismo. Soy aprendiz de todo y maestro de nada".

Ciento cuarenta minutos de espectáculo que dejan muy atrás los tiempos en los que Raphael pasaba hasta cuatro horas ininterrumpidas y sin descanso sobre las tablas. "He aprendido a moderarme. No se debe arrastrar y, con esa duración, los espectadores están más que felices". Eso sí, en lo que no cambia es en su presentación con el clásico vestuario negro -"evolucionar no significa modificar el traje", matiza- y en dejarse acompañar por un equipo con el que, a pesar de la amplitud de la sala, está seguro no perderá la intimidad inicial para la que fue concebida esta acogedora puesta en escena. "Lo hemos representado ante 5.000 personas y se ha mantenido el concepto con el que lo creé. Eso lo consigo con mi forma de hacerlo, andarlo y verlo. Con la mezcla de la banda con otras melodías sólo a piano".

Consciente de su poder de fascinación en admiradores de cualquier edad y condición, Raphael no hace distingos a la hora de valorarlos. "Tanto mérito tienen quienes llevan al pie del cañón desde el principio como los que, por curiosidad, se acercan a descubrirme. De hecho, acuden bastantes jóvenes", comenta. "Tengo una forma especial, un sello que me diferencia de todos los demás. Malo o bueno, soy muy yo. Es lo grande de esto: que no te dejes clonar por nadie".

Pero el jienense, Medalla de Andalucía entre otros muchísimos premios y reconocimientos, piensa ya en próximos destinos profesionales. "Estoy a punto de meterme en el estudio para mi próximo trabajo", confiesa. "Será un álbum de dúos. Una gran sorpresa sobre la historia de la música desde que estoy en ella. No puedo asegurar cómo resultará pero será, si no lo mejor, de lo mejor que he hecho nunca". Maestro de la promoción, el intérprete sólo apunta estos datos para ir abriendo boca. "Necesitaré al menos tres meses de preparativos porque tiene muchas figuras implicadas y, además, no se centrará en éxitos míos. Aparte, estamos estudiando un musical y me encuentro liadísimo en plenos ensayos". ¿Por qué esta intensa e incansable actividad? Sólo Raphael tiene la respuesta. "Es el precio para estar vigente y en forma para que la gente te siga aceptando".

Por lo pronto, queda la actuación de esta noche. Una cita para la que las entradas quedaron agotadas el mismo día en que se pusieron a la venta y donde, es probable, puedan escucharse temas como Digan lo que digan, Yo soy aquel, Maravilloso corazón, maravilloso, Escándaloý Todo irá en función de lo que el intérprete considere porque, como él mismo reconoce, "depende del estado mío y del público. Siempre es así. No soy nada estudiado". Respecto a las canciones de Cerca de ti, proceden éstas de su colaboración con figuras como Enrique Bunbury, Manuel Alejandro, Roberto Livi y Enrique Martínez y que supusieron su primera aportación de piezas inéditas después de varios recopilatorios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios