Rendidos a los encantos del 'swing'

  • La sexta edición del Sevilla Swing Festival ofrece desde hoy hasta el domingo un cuidado y exigente programa en torno a esta cultura en auge

Será la Tamal Hot Band, con álbum homónimo del que presumir bajo el brazo, la encargada de abrir hoy, a las 21:00, en la sala Chicarreros esta nueva edición del Sevilla Swing Festival, la sexta, la más internacional y ambiciosa de cuantas se han celebrado -con gran éxito, por cierto, y creciente repercusión- hasta la fecha. ¿Y qué hace un festival como éste en una ciudad como Sevilla?, podría preguntarse el turista desavisado. No hay por qué buscar coartadas para que el jazz estalle en cualquiera de sus formas, aun a muchos kilómetros de la tierra que lo viera nacer y transcurrido casi un siglo desde que aflorase aquel estilo que llamaron swing y cuya detonación cultural, mediática y comercial fue tan potente que puede hablarse con razonable exageración de toda una época vertiginosa -la Swing Era- que trae a la imaginación la sonrisa de Daphne (Jack Lemmon en Con faldas y a lo loco), el sombrero de copa de Duke Ellington, el brillo de las gafas de Benny Goodman, la voz de las Andrew o las Boswell Sisters, el flequillo de un muchacho apellidado Sinatra o el bigotillo del genial Django Reinhardt.

No hacen falta excusas, pues, pero sí altas dosis de entusiasmo y empeño para que fructifiquen proyectos como éste, suerte de discreta revolución cultural que desembarca en nuestra ciudad como onda expansiva de aquella época fulgurante y cuyos cabecillas son Ivan Pivotti y la banda sevillana O Sister! Se encontraron hace seis años, los que cumple el Sevilla Swing Festival. Pivotti, auténtico factótum del jazz en la ciudad y con una fecunda trayectoria a sus espaldas desde su llegada a la península -el año 2001, en Vespa, desde su Trieste natal, por amor y para quedarse-, recién había fundado Marmaduke Jazz, su empresa de contratación y management, y se había asociado con O Sister!, que contaba ya con dos álbumes en su haber: el semilegendario Crazy People (2010) y Shout, Sister! (2012), a los que se sumaría más tarde el viaje a Nueva Orleans como consagración y el espléndido Stompin' in Joy (2016). Unos y otros soñaban con organizar un festival de swing, y la idea se ensancharía con la colaboración del bailarín cubano Samuel Rigal y las marcas de diseño Lavique Fashion & Costumes y Marilene, implicadas desde primera hora. Eso hace de esta cita una oportunidad única para disfrutar de la música, pero también de los bailes asociados al estilo, así como de la impronta que en otras artes y en la moda dejaría éste (el Cicus volverá a acoger el Sevilla Swing Market, un mercadillo de ropa, complementos y artículos de estética vintage, así como el Cabaret Swing).

La banda sevillana Tamal Hot Band abre esta noche el festival en la sala Chicarreros

"De la costilla de O Sister!", explica Pivotti, "han surgido otros grupos importantes: entre otros, Dixielab, Très Bien! o la encargada de inaugurar el festival, la Tamal Hot Band liderada por el guitarrista Matías Comino". Hablábamos de "discreta revolución swing" y de una banda sevillana abriendo un festival plenamente internacional, dos contradicciones aparentes que merece la pena destacar. De un lado, O Sister! -alma musical del festival- ha protagonizado en esta última década un giro interesante y que supera con mucho lo meramente hipster: comenzó pescando y arreglando perlas de la música de antaño y a día de hoy ya ofrece temas propios que, con gran fidelidad a las claves estéticas del swing, revitalizan su espíritu. Cabe, pues, hablar de "discreta revolución swing", no sólo porque el público se vuelca en estos días de fiesta, sino por lo que se logra en términos artísticos (más allá, insistimos, de la nostalgia), superación de la que O Sister! es un símbolo. Por otro lado, que una banda sevillana abra esta edición de vocación internacional es coherente con los deseos de los organizadores. "Sin salir de este movimiento digamos familiar, sin olvidar que ante todo somos un grupo de amigos que con la participación desinteresada de la asociación Swing and South logramos levantar el festival, sí queríamos darle proyección internacional", explica Pivotti. Las noches del viernes y el sábado asistiremos (en el Teatro Alameda) a la plena realización de este deseo. Primero, la "noche europea": mañana, doble actuación a cargo del enorme guitarrista manouche Adrien Moignard y de la banda Heart of Dixie. El sábado, la "noche americana", con Casey MacGill y, como broche festivo, Adrian Cunningham.

Entre las instituciones colaboradoras se cuentan el ICAS, el Teatro Alameda, el Cicus, el Ayuntamiento de Gines, la Asociación Swing and South y Tam Tam Percusión. Pero además este año se suma el apoyo del programa Europa Creativa, que ha financiado el ambicioso proyecto Swinging Europe, cuyo objetivo es mejorar el trabajo en red y la cooperación entre artistas y profesionales de la escena swing y que, amén de trabar conexión entre nuestro festival y el de otros eventos similares en Europa, permite acrecentar la oferta cultural desde este año: se incorporan numerosos profesores de todo el mundo a los talleres de baile lindy hop; se fomenta el llamado jazz gitano en unos encuentros que tendrán lugar en la Factoría Cultural del Polígono Sur, con la colaboración de la Fundación Alalá, y que buscan establecer un vínculo entre la cultura gitana local y la tradición de la música europea manouche; y, no menos importante, se celebrará en el Espacio Santa Clara la I Feria Europea del Swing, que reunirá a una treintena de representantes de diversos eventos europeos de esta temática que intercambiarán buenas prácticas, compararán modelos de negocio, compartirán propuestas y darán un primer paso hacia la creación de una Red Europea del Swing. Por si fuera poco, se lanzan los organizadores a la publicación de una prometedora revista (Zazoo!) que plasma este fervor jazzístico desde perspectivas diversas y con esmeradísimo empaque, y que podremos adquirir en el mercadillo del festival.

Como ya es tradición, el festival se cerrará al aire libre, el domingo, con el Pícnic Swing que se celebrará en Gines, colofón festivo a cuatro días repletos de swing, que contará con música en directo, sesiones de DJ's, baile social y ambigú para el público que acuda a este encuentro de acceso gratuito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios