"Salvo que venga un chino con dinero, no veo forma alguna de seguir en el cine"

  • González Macho achaca a la televisión y a la piratería el probable cierre de su empresa Alta Films

El presidente de Alta Films, Enrique González Macho, advirtió ayer de que no ve "forma alguna de seguir" con su actividad cinematográfica a no ser que aparezca milagrosamente un inversor que relance una empresa que, a día de hoy, cuenta con cuatro salas de cine y 26 trabajadores. "Llevo pensando cinco o seis meses sobre esta decisión y veo que no hay forma de salir, salvo que venga la virgen María, algo en lo que no creo demasiado, o un chinito, que son los únicos capaces de hacer milagros hoy en día", dijo. Alta Films contaba con un porcentaje "pequeño" en el mercado global -del 4% al 5%- aunque "muy fuerte" en cine de autor. Ahora, la distribuidora de referencia en España desaparecerá "salvo que aparezca un chino con dinero".

El también presidente de la Academia de Cine español reiteró que no se dedicará más a la distribución, exhibición y producción, una decisión "dura". Las salas Renoir de Princesa, Plaza de España y Retiro, en Madrid, y Floridablanca, en Barcelona, seguirán abiertas por ahora; "las demás están cerradas", apunta quien durante los últimos 40 años ha llevado a más de 200 cines de toda España las películas de los directores que despuntaban en los festivales más importantes del mundo, de Nanni Moretti a Eric Rohmer, pasado por Danny Boyle o Steven Soderbergh. Nacido en Santander en 1948, González Macho también ha sido productor de cintas como La noche de los girasoles, de Jorge Sánchez-Cabezudo, Te doy mis ojos, de lcíar Bollaín, o Fuerte Apache, de Jaume Mateu Adrover.

Todo eso se acaba: "No veo salidas", dice el productor, quien además de la subida del IVA, cuya incidencia en su decisión de cerrar Alta Films "es difícil de cuantificar", señala como motivo destacado la falta de interés de las televisiones en el cine independiente, en especial de RTVE, que lleva "ni se sabe" cuánto tiempo sin comprarlo y "además ha anunciado que no lo va hacer". "No se puede concebir el cine si no hay televisiones detrás, ni aquí ni en ninguna parte del mundo, porque el vídeo está muerto y las nuevas tecnologías no funcionan y no hay más, si se cierra esa puerta, que es esencial, apaga y vámonos", añadió. La piratería digital es otra de las fallas del sistema para González Macho, quien describe el problema muy gráficamente: "La legislación no funciona un carajo".

González Macho, uno de los fundadores de la plataforma de cine online Filmin, no tiene intención por ahora de dedicarse a la distribución en esa ventana, porque, en su opinión, "la red es futuro pero no es realidad, lo dije hace cuatro años y seguimos igual". Internet "no tiene un peso económico dentro de la industria del cine", afirma, "y tampoco lo tendrá en el futuro inmediato", agrega, y recuerda que la red "no es sostén del cine en ninguna parte del mundo, incluido EEUU".

Salvo que llegue ese milagro que espera y que pide abiertamente, a González Macho le tocará la penosa tarea de cerrar una empresa que llegó a contar, en otros tiempos, tiempos mejores, con 500 trabajadores. "Ahora somos 26, y dentro de un par de meses serán ocho o diez, lo que quede para liquidar...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios