Secuencias de la música moderna

  • El VII Festival Zahir Ensemble comienza mañana en el Cicus dedicado a las 'Secuencias' de Luciano Berio, un ciclo esencial del repertorio contemporáneo

En 1958 el compositor italiano Luciano Berio (Imperia, 1925 - Roma, 2003) dedicó al flautista Severino Gazzelloni una miniatura de unos ocho minutos de duración a la que tituló Sequenza. Cuando cinco años después, y como preparación para una gran obra para arpa y orquesta escrita para Francis Pierre, compuso una pieza de características similares dedicada al arpa sola, repitió título, iniciando así una serie de partituras para instrumento solista que fueron jalonando todo su quehacer artístico, pues la Sequenza XIV, escrita para el violonchelo, vio la luz en 2002 y aun una versión póstuma de esta misma obra, arreglada para el contrabajo (Sequenza XIVb), aparecería en 2004.

Por el camino, Berio fue dejando, a intervalos irregulares, un muestrario de piezas en las que se esforzó por "proponer enunciados esencialmente armónicos a partir de desarrollos melódicos, invitando, sobre todo en el caso de los instrumentos monódicos, a un modo polifónico de escucha". Las catorce Secuencias originales (más las versiones alternativas escritas de algunas de ellas) forman un corpus esencial para entender no sólo la música de su autor, sino toda una postura estética sobre el virtuosismo instrumental contemporáneo. Para su séptimo ciclo de conciertos, el conjunto sevillano Zahir Ensemble ha programado la integral de las Secuencias originales, "todo un desafío", en palabras de su director Juan García Rodríguez, "pues son obras de una extraordinaria exigencia".

En este ciclo, Zahir renuncia a presentarse como grupo, ya que, como se ha dicho, todas las piezas están escritas para instrumentos solistas: "La mayoría de los que participan son miembros habituales del conjunto o músicos que alguna vez habían colaborado con nosotros. Las únicas excepciones son el pianista [Carlo Prampolini], al que hemos recurrido porque nuestros pianistas habituales [Julio Moguer y Óscar Martín] tenían las fechas ocupadas; y la violista [Ana Alonso], a la que hemos buscado específicamente, porque la Secuencia de viola es terrorífica, y tenía que ser alguien que la tuviera ya montada". Para García Rodríguez, las Secuencias de Berio son obras de una gran heterogeneidad, lo que es lógico teniendo en cuenta el largo período que abarcan: "La de flauta utiliza el lenguaje característico de los años 50; la más típica de los 60 es la de voz, escrita para la que era su mujer, Cathy Berberian, y luego la escritura de Berio se va haciendo cada vez más ecléctica. Berio fue uno de los primeros grandes compositores herederos del espíritu del primer Darmstadt en ir separándose poco a poco de las vanguardias más dogmáticas, así que la de guitarra por ejemplo, que es de finales de los años 80, ya casi no puede considerarse una obra vanguardista en el sentido más tradicional que solía darse al término".

Muchas de estas obras se escucharán por primera vez en Sevilla, aunque por su propia naturaleza de obras solísticas es casi imposible saber con certeza cuáles. "Hay Secuencias que son de repertorio para los instrumentistas, como las de flauta, clarinete, oboe o trompeta, que sí se han hecho, al igual que las de trombón o fagot, pero otras son auténticas rarezas, sobre todo las escritas para los instrumentos de cuerda (violín, viola, violonchelo) o la de piano, que es casi seguro que no se han tocado nunca. La de acordeón también es de repertorio, pero dudo que se haya interpretado, porque fue de las últimas en ser escritas [1995] y no tengo tampoco constancia de que se haya hecho la de voz". En último término, "para algunos de nuestros solistas, los que no las tenían, supone una ocasión de incluir estas obras en su propio repertorio" comenta el fundador de Zahir, "y para el público es una oportunidad única de escuchar una música de altísima calidad y un virtuosismo alucinante". Virtuosismo que en palabras de Berio tenía que ser "el de la sensibilidad y la inteligencia", superando el mero despliegue pirotécnico.

El ciclo empieza mañana en el Auditorio Cicus a las 20:30 con las Secuencias VII (para oboe), IX (para clarinete) y XIV (para violonchelo) y ocupará tres citas más, que tendrán lugar los días 18 de mayo y 10 y 11 de junio en el mismo espacio y a la misma hora. La entrada será siempre libre hasta completar aforo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios