Serenata napolitana

  • Dynamic publica la primera grabación en vídeo de 'Aci, Galatea e Polifemo', serenata escrita por Haendel en 1708

Haendel habría de convertirse en uno de los más grandes maestros de la ópera dieciochesca en Londres, donde se estableció de forma definitiva en 1713, después de casi una década de aprendizaje, primero en Hamburgo, centro neurálgico de la ópera alemana de la época, después durante su viaje de casi cuatro años por Italia (1706-1710), y definitivamente como maestro de capilla del Elector de Hannover, al que volvería a encontrar en 1714 cuando el príncipe ocupó el trono británico como Jorge I.

De todo ese periplo vital es posiblemente la etapa italiana la más crucial para el desarrollo de su estilo. Haendel llegó en el otoño de 1706 a Florencia, donde presentaría la ópera Rodrigo, pero el centro de sus actividades en la península fue Roma, que vería sus dos primeros grandes oratorios, Il trionfo del tempo e del disinganno y La Resurrezione. En la primavera de 1708 el compositor se traslada a Nápoles, donde compone algunas arias francesas, la cantata española No se emendará jamás y la serenata Aci, Galatea e Polifemo, que le fue encargada para las celebraciones de las bodas del duque de Alvito con Beatriz Sanseverino. La obra, que tal vez no fuera concebida para la escena, puede pasar por una auténtica ópera en un acto y tiene todas las características del arte lírico napolitano de la época, hecho de exuberancia vocal, que se asienta en la alternancia de recitativos y arias da capo (hay también un dúo de apertura y tres tríos), y deslumbrante brillo instrumental, el que transmite una orquesta que incluye flautas dulces, traversos y una pareja de trompetas junto a los instrumentos habituales (cuerdas y oboes).

La obra carece casi por completo de acción, por lo que lo más habitual es su interpretación en forma de concierto, pero en noviembre de 2009 pudo verse en el Teatro Carignano de Turín una interesante producción escénica de Davide Livermore que ahora publica Dynamic y que contó con un elenco de primer nivel (la gaditana Ruth Rosique es el pastor Acis; Sara Mingardo, la ninfa Galatea; y Antonio Abete, Polifemo), con el acompañamiento de la Capella' de Turchini y la dirección musical de Antonio Florio, quien divide la pieza en dos partes que abre con preludios instrumentales inexistentes en el original.

Livermore dispuso unos pocos elementos escenográficos presentados en una perspectiva distorsionada, proyecciones de vídeo y actores doblando a los cantantes, lo que facilita el juego escénico y da lugar a una extrema variedad de situaciones, incluida una escena puramente lésbica (pues el doble de Acis, que canta una soprano, es también una mujer). Los solistas cumplen en sus muy exigentes cometidos, especialmente la muy delicada Mingardo, aunque Abete llega muy justo a los graves subterráneos de su papel. Florio hace verosímil el drama con un acompañamiento detallista e impetuoso.

Solistas. Capella de' Turchini. A. Florio Dynamic (DVD) (Diverdi)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios