Sernita y canta Jerez

  • José Manuel Gamboa firma una biografía emocionada del gran cantaor de Jerez, otrora ninguneado, una obra que rezuma amor a este arte y al legado de Sernita

Manuel Fernández Moreno Sernita (Jerez de la Frontera, 1921-Madrid, 1971) es conocido por la afición flamenca, principalmente, como intérprete de las cabales del Loco Mateo (el autor de este libro se pronuncia por la tesis de atribuir la autoría de este cante a Silverio) que se incluyen en el mítico disco colectivo Canta Jerez, recopilación de cantes registrados en la década de los sesenta y que suelen citar muchos de los artistas flamencos cuando se les pide que se queden con una sola grabación de toda la historia del flamenco. El cante del Sernita es la referencia obligada para todos aquellos que quieran cantar las cabales del Loco Mateo. Además tenemos en esta misma recopilación la larga fiesta por bulerías que cierra el disco, protagonizada, además del Sernita, por Terremoto, El Borrico, Sordera, El Diamante Negro y Romerito de Jerez, esto es, lo mejor del cante jerezano de la época, y que ha sido modelo para grabaciones posteriores. El Sernita fue injustamente olvidado pero hoy su figura es objeto de una sana rehabilitación, sobre todo por su interpretación de seguiriyas, soleares, alegrías, bulerías y malagueñas. De familia cantaora, es descendiente de Joaquín Laserna y de Juanichi el Manigero. La trayectoria de Sernita es paralela a la de sus compañeros de generación, pasando de las reuniones en su ciudad natal a los tablaos y teatros de Madrid, en donde llevó a cabo su carrera. También cantó para el baile en las compañías de Susana y José y la de Antonio. Su triunfo en el Concurso de Córdoba de 1957 le abrió las puertas de las discográficas, aunque nunca llegó a registrar un LP en solitario. Su obra discográfica se extiende entre los años 1959 y 1973, siempre en discos colectivos o acompañando al baile.

Uno de los hitos de la rehabilitación de Sernita como primera figura de este arte fue el disco que El Flamenco Vive le dedicó en 1999 y que incluía sus registros para Columbia. El voluminoso libreto estaba firmado por José Manuel Gamboa, sin duda el gran valedor contemporáneo de la figura del Sernita, como reafirma esta obra, que es una proyección a gran escala de lo que el mencionado libreto pretendía. El origen de este libro, como de aquel libreto, es una entrevista realizada en casa de Curro de Jerez, el guitarrista hijo del Sernita. A esta se unen otras entrevistas, otros personajes co-protagonistas de la peripecia vital del cantaor jerezano que reconstruye esta obra.

La edición incluye CD con 7 registros inéditos, de 1957 (y, afirma Gamboa, con "la mediocre guitarra de Paco Hernández"), grabados en el domicilio suizo de Antonio Robledo y la bailaora Susana, en cuya compañía militaba Sernita en la fecha señalada. También se incluyen en este disco documentos gráficos reproducidos en el libro.

Una obra que, como todas las del maestro Gamboa, respira amor y respeto a este arte, en concreto en la voz de un cantaor visceral y técnicamente insuperable, que las dos cosas son posibles a un tiempo, aunque no en las cabezas de algunos, los que le negaron el pan y la sal al Sernita durante tanto tiempo. Un solo tercio, un solo melisma de nuestro intérprete, desmiente a sus detractores: otra cosa son los gustos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios