"A Sevilla no vamos porque quieren pagarnos menos que en otros cosos"

  • El ganadero afirma que han pedido el mismo dinero que en otras plazas y que la empresa "quiere comprarnos la corrida por un millón y medio de pesetas menos"

Núñez del Cuvillo, ganadería que ha cosechado numerosos éxitos en 2007, es una de las predilectas de las figuras actuales. La divisa, que lidió 23 corridas, con triunfos en Valencia, Sevilla, Madrid y Barcelona, entre otros, la dirigen al alimón Joaquín Núñez del Cuvillo y su hijo, Álvaro Núñez Benjumea.

-Álvaro, ¿qué define a su ganadería?

-Buscamos la clase a través de la bravura. Queremos que nuestros toros tengan fijeza, entrega, recorrido y un paso más en el recorrido, pero huimos de un toro estándar. De hecho tenemos dos tipos de toros: uno más entregado y otro más fiero, pensando en el que el público se encuentre con más variedad en el juego de una corrida y que la ganadería tenga menos riesgo al estar más abierta con dos líneas de sementales.

-¿Cuántas reses la componen?

-Tenemos 2.130, de las que 800 son vacas de vientre, y tentaremos un total de 20 toros para sacar media docena de sementales.

-¿Qué balance realiza de la temporada 2007?

-Hemos tenido una gran regularidad en plazas importantes como Valencia, Sevilla, Madrid y Barcelona y en las 23 corridas que hemos lidiado. Salvo en la plaza de El Puerto, han embestido tres o cuatro toros en cada corrida.

-En los albores del XXI, ¿es rentable la ganadería de bravo o se gana más en otros sectores?

-Sin duda, en otros sectores. El patrimonio de una finca ganadera es brutal y la rentabilidad bajísima. En otro sector ganaríamos infinitamente más. En nuestro caso es rentable, pero sin considerar ese patrimonio. De 1.000 ganaderías de bravo sólo 15 son rentables.

-¿Tan enormes son los costes?

-En un toro cuatreño, de media, se invierte, teniendo en cuenta explotación y todo tipo de gastos, entre 4.000 y 4.500 euros. Ese toro se puede vender por 9.000 euros. La idea de los ganaderos es incrementar este año los precios de las corridas porque cobramos casi lo mismo que hace 13 años.

-¿Estarán presentes en Sevilla?

-No. Debido al aumento de los cereales hemos aumentado el precio de nuestras corridas y en Sevilla no nos han contratado. Estamos pidiendo más en todas las plazas y hasta ahora lo han entendido todos los empresarios, salvo en Sevilla. Hemos subido el precio en Madrid, Barcelona, Bilbao, Arles o Beziers y nos han contratado. En Sevilla hemos pedido el mismo dinero que en Valencia, Zaragoza y Bilbao y la empresa de Sevilla quiere comprarnos la corrida por un millón y medio de pesetas menos que lo que nos pagan en esas plazas. Nos quieren comprar la corrida por medio millón más que en 1996. Por dignidad, no vamos a Sevilla. Si los demás ganaderos quieren ir, allá ellos. Las negociaciones han sido en todo momento amistosas.

-¿Cuáles pueden ser las razones por las que su ganadería está ahora de moda entre las figuras?

-Será por ese concepto que tenemos de un toro con clase y bravo. Y eso es lo que quieren los toreros buenos y, también, el público. Eso sí, nosotros no seleccionamos en función de torero alguno.

-Usted que les conoce bien, ¿le ha sorprendido algún torero en el campo?

-Recuerdo que el pasado 6 de enero en la finca, Talavante, toreando a un semental, dio un natural que nunca se lo había visto, inmenso, en redondo. Fue muy parecido al natural que dio en Sevilla, en la Feria de Abril.

-Hábleme de la camada de 2008.

-Tenemos previsto el mismo número de corridas que este año: 23. Ya hemos vendido dos para Madrid y otras dos para Barcelona; y una para Valencia, Pamplona, Bilbao, San Sebastián, Arles, Beziers, Jerez, Badajoz, Algeciras y Vista Alegre, donde reaparecerá Morante en España.

-¿Cree que el conjunto de la cabaña brava se ha recuperado?

-Sí. Se ha trabajado mucho tanto en lo genético, como en alimentación y en lo físico; ahora se mueve mucho los toros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios