Sherlock Holmes vuelve al cine para salvar a Europa del perverso Moriarty

  • Robert Downey Jr. y Jude Law protagonizan la segunda entrega de la nueva saga fílmica sobre el famoso detective

Los actores Robert Downey Jr. y Jude Law vuelven a dar vida al detective Sherlock Holmes y al doctor Watson, en una aventura en la que los dos investigadores deberán salvar a Europa de los ominosos planes del profesor Moriarty. Juego de sombras, que estará en las pantallas españolas el 5 de enero, es la secuela del filme con el que el director Guy Ritchie actualizó hace apenas dos años el personaje creado por Arthur Conan Doyle con un lenguaje y una estética cercanos al cine de acción.

"Hemos reunido a un gran equipo creativo en el que cada uno ha aportado sus propias ideas para crear una película que le gustase al público y que a nosotros nos pareciese emocionante", explicó ayer Ritchie en la presentación en Londres de la cinta.

El director y los guionistas de la película han elaborado una trama que aleja a Holmes de Baker Street, la calle londinense donde Doyle ubicó al detective británico cuando le dio vida por primera vez, a finales del siglo XIX.

El investigador y su asistente, ayudados por una gitana echadora de cartas (Noomi Rapace), recorren esta vez Francia, Alemania y Suiza para desbaratar los planes megalómanos del obstinado Moriarty (Jared Harris), que en esta ocasión urde un plan para cambiar el rumbo de la historia europea.

Sherlock Holmes tiene fama de ser uno de los investigadores más sagaces del cine y la literatura y, aunque sus dotes deductivas permanecen intactas en Juego de sombras, el personaje ha evolucionado y ahora muestra talento para las artes marciales.

El actualizado detective no teme la lucha cuerpo a cuerpo y tampoco duda en usar los puños para dejar fuera de combate a los secuaces de Moriarty, que, a su vez, tratan de evitar por todos los medios, sin ahorrar en balas ni en dinamita, que el investigador se salga con la suya.

"Hemos tratado de hacer una película más física que la primera, queríamos dar un paso más allá en ese sentido", explicó Law, quien, junto con Downey Jr., presumió de haber participado en la mayoría de escenas de peligro, sin recurrir a dobles.

En medio de tanta acción, cobra especial relevancia en la película la estrecha relación entre Watson, recién casado con su novia, Mary (Kelly Reilly), y Holmes, algo molesto por tener que compartir a su hasta ahora fiel compañero con otra persona.

"Holmes crea un problema entre Watson y su mujer, pero hemos encontrado una manera para que el público no sea demasiado crítico con el personaje. Creo que es alguien que necesita que le cuiden para poder hacer aquello que se le da mejor", describió Downey.

Las ficciones de Conan Doyle quedaron liberadas de derechos de autor hace años en la mayoría de países y han sido versionadas en numerosas ocasiones, algo que no inquietó en absoluto a los protagonistas de la película.

"Sherlock y Watson son comparables a los personajes de William Shakespeare, porque han sido interpretados por centenares de actores durante muchos años. Cada uno lo hizo a su manera porque es algo que permite la fuente original. Esta es simplemente nuestra interpretación", señaló Law.

El actor que da vida a Watson en la ficción subrayó que los personajes de Conan Doyle han sobrevivido al paso del tiempo gracias a su "complejidad", que se vio enriquecida con el trabajo previo al rodaje.

"Filmamos en un ambiente extraordinariamente creativo, en el que era muy fácil dar con nuevas ideas sobre los personajes y sobre sus relaciones", señaló Law.

Downey Jr., por su parte, subrayó que una parte importante del filme se basa en la "química" entre los dos actores protagonistas y en el "tremendo respeto" que se profesan el uno al otro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios