Sinfonía para los retos del urbanismo del siglo XXI

  • La ROSS estrena mañana y el viernes en Europa la obra de Gabriel Prokófiev 'When the city rules'

John Axelrod y Gabriel Prokófiev, ayer en el Teatro de la Maestranza. John Axelrod y Gabriel Prokófiev, ayer en el Teatro de la Maestranza.

John Axelrod y Gabriel Prokófiev, ayer en el Teatro de la Maestranza. / belén vargas

El compositor en residencia de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) esta temporada, Gabriel Prokófiev, que ya estuvo presente en el 9º programa de abono ( 20 y 21 de abril con el estreno en España de su Orchestral Remix of Beethoven 9 for Electronica and Orchestra), regresa de nuevo a Sevilla mañana y el viernes para el estreno europeo de su concerto grosso When the city rules, un encargo conjunto de la ROSS y la Sinfónica de Seattle. Será dentro del decimotercer concierto de abono, que completan la Primera Sinfonía del abuelo del compositor, el mítico Serguéi Prokófiev, y la Sinfonía nº 5 en Do menor Op. 67 de Beethoven, todo ello bajo la batuta del maestro texano y director artístico de la ROSS, John Axelrod.

When the city rules es, para su autor, "una fantasía sinfónica que explora la vida en el siglo XXI". A Gabriel Prokófiev, la habilidad de la orquesta sinfónica para pasar de un todo orgánico al individualismo de los solistas sin apenas transición le parece una perfecta metáfora de la experiencia urbana: por un lado, de las múltiples personalidades que pueblan una comunidad y, por otro, de las poderosas tramas grupales cuando se constituye en megalópolis. "Por eso -explicó ayer a los medios- cada instrumento de la orquesta tiene aquí su propia voz, su propia historia; algunos son muy diferentes, otros similares, y otros idénticos. Pueden enunciar las mismas frases, pero cada uno con su voz individual. Pueden trabajar al unísono, igual que la sociedad cuando está unida. También pueden unirse en contra de un tercero, barrerse los unos a los otros… Igual que una sociedad de individuos que deben hallar una manera de convivir".

El compositor ha incluido escalas y armonías ajenas al canon occidental

When the city rulespresenta las distintas historias de cada uno de los instrumentos, con sus anhelos y frustraciones. Así, en los pasajes solistas la flauta, el chelo, la trompeta y el arpa emergen como personajes clave, con los que Prokófiev representa tanto el pasado como el futuro. La percusión desempeña un papel clave como el motor de una ciudad que no puede hacer otra cosa que expandirse.

A la hora de escribir esta partitura, Gabriel Prokófiev ha partido de sus experiencias viviendo en una metrópoli como Londres, sin olvidar sus viajes por Moscú, Nueva York, Seúl, Seattle, Sao Paolo o Sevilla. Con el propósito de recrear el mestizaje cultural de las ciudades de la actualidad, el compositor recurre tanto a la música del pasado como a la electrónica, con escalas y armonías que no se ciñen únicamente a los cánones occidentales. "Creo que en el siglo XXI -apuntó el artista- no estamos sujetos a la presión que tuvieron los compositores de la posguerra mundial por desconectar del pasado musical. Y por ello pienso que debemos guardarnos del llamado arte elevado y de esa tendencia a aislarse académicamente de una noción de cultura contemporánea más amplia. La música contemporánea puede tener una actitud más abierta a las influencias y culturas externas, exactamente igual que las ciudades modernas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios