La Tarasca rescata en el Central su comedia bailada sobre Agatha Christie

  • La obra 'Amnesia, 13 negritos', estrenada en 2003, parte de un epiosodio real de la vida de la escritora inglesa · La pieza, en cartel desde hoy hasta el viernes, se enmarca en el ciclo 'Danza para la familia'.

La Primera Guerra Mundial llevó a Agatha Christie (Torquay, 1890 - Wallingford, 1976) a trabajar como enfermera en la farmacia de un hospital. El contacto con los compuestos químicos de aquellos frascos que se amontonaban en los estantes le inspiró para escribir una historia que gira en torno a la muerte por envenenamiento, El misterioso caso de Styles. Fue con este libro con el que la escritora inglesa inició una prolífica carrera literaria de novelas y obras de teatro policiacas y de suspense y algunos relatos románticos que firmaba bajo el seudónimo de Mary Westmacott. Ése fue el nombre también que la autora de Asesinato en el Orient Express y Muerte en el Nilo quiso dejar en su autobiografía. Entre otros muchos pasajes, que a lo largo de la vida pasaron desapercibidos para sus lectores, la escritora reconoció haber sufrido un episodio de amnesia por el que se refugió en un lujoso hotel de la costa de Gran Bretaña durante más de tres semanas sin que nadie supiera donde se encontraba. Cuando dieron con ella, la escritora alegó haber perdido la memoria y no recordar absolutamente nada de lo ocurrido en ese tiempo.

Este capítulo de la vida de Agatha Christie inspiró a Ramón Bocanegra, director de La Tarasca, para crear Amnesia, 13 negritos, una suerte de "comedia bailada", define, en la que la danza y la música en directo como grandes protagonistas van componiendo una trama de crimen y misterio al estilo de las obras brumosas de la literatura británica de suspense. Enmarcado en el salón en el que convive esta señora de alta cuna venida a menos con sus cuatro sirvientes -la vieja ama de llaves Chin-lu, el mayordomo Charles, la enfermera Irma, y Marcel, la camarera-, el espectador asiste al momento en que Agatha decide comunicar a los habitantes de la casa su testamento, circunstancia que es aprovechada por los sirvientes, ambiciosos y taimados, para conspirar contra la última voluntad de la escritora.

Amnesia, 13 negritos -sin texto, sólo danza y gestos- se estrenó en 2003 y tuvo una feliz vida con más de 200 funciones por varios circuitos teatrales y sin embargo desde entonces dormía en el desván de las producciones olvidadas. Era de justicia "resucitarla", apunta Bocanegra, autor de la adaptación, dirección y puesta en escena. Para aquellos que no la vieron entonces, para los que la vieron siendo niños, y ahora lo son menos, y para todos los demás, el Teatro Central programa desde hoy hasta el viernes la obra dentro del ciclo Danza para la familia.

Para la compañía, con 22 años de trayectoria y con producciones en su carrera como La flauta mágica o El sueño de una noche de verano, "recuperar la obra tenía un gran valor sentimental porque con ella abrimos nuevas líneas de trabajo, nos abrimos a la danza contemporánea para el público mayoritario, alejados del concepto elitista que a veces se asocia a esta danza", explica Bocanegra. De hecho, se ha intentado recuperar el elenco original de la obra, encabezado en el papel de Agatha por Carmen Montes, que regresa tras varios años a la escena, junto a los bailarines Juan Melchor, Carmen Martínez, Marcela Lacourt y Yumi Yakuwa.

La música, que también firma Bocanegra y se interpreta en directo en el escenario, es "toda original, aparte de algunos temas populares del charlestón y del cine de los años 20", tan en boga ahora con el estreno de The Artist. No en vano, fue a partir de esta Amnesia, 13 negritos cuando integraron en sus producciones la orquesta en directo, aquí un quinteto jazzístico compuesto por Chema Espinosa, Javi Delgado, Jaime Serradilla, Salvador Martínez y Manuel Montenegro. La música en directo es "un valor añadido" y "aunque suponga una mayor complicación logística y presupuestaria, siempre hemos defendido que es interesante hacer ese esfuerzo", apunta.

Un esquema tan sencillo -música, baile y gesto "tan estilizado que parece que habla"-, que "engancha": "Antes de la palabra, está el gesto, que no tiene idioma, ni edad. Este lenguaje tiene diferentes niveles de lectura y se disfruta a todas las edades". De hecho, la obra también se ha programado en circuitos de adultos con el afán, único y siempre tan complicado, "de entretener, de divertir y acercar un episodio desconocido".

Amnesia, 13 negritos. Teatro Central. Desde hoy hasta el viernes, 23. A las 18:00. Sala A. 7 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios