El Teatro Real llevará la magia de Mozart, Grieg y Verdi a la cárcel de Soto del Real

  • Un convenio acercará la cultura musical a los reclusos durante los próximos cuatro años

La música clásica inundó ayer los muros de la cárcel madrileña de Soto del Real gracias a los conciertos y talleres que contempla el convenio alcanzado por el Teatro Real, Instituciones Penitenciarias y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem).

En virtud de esta iniciativa, presentada ayer en el salón de actos del centro penitenciario, los internos de Soto del Real podrán disfrutar durante los próximos cuatro años de la música clásica y la ópera a través de diferentes iniciativas didácticas encaminadas a "fomentar la cultura social de los reclusos", señaló la subdirectora de Música y Danza del Inaem, Marta Cureses.

Junto a ella, 300 reclusos presenciaron el primer concierto de los 26 músicos de la orquestatitular del Teatro Real (Orquesta Sinfónica de Madrid) y la Orquesta Escuela de esta formación.

Era la primera vez que una orquesta española actuaba en un centro penitenciario y las piezas de Mozart y Edward Grieg elegidas para la ocasión parecían ser del gusto del público, que al final del acto no dudó en ponerse en pie para aplaudir.

Hoy en Soto del Real se proyectará La Traviata de Verdi, en el marco de la clase impartida por el profesor pedagogo José Luis Gil, encargado de dirigir el taller de ópera que arrancará en octubre y que, además de dar las claves básicas para disfrutar de la música clásica, promoverá, según Cureses, la "participación activa de los internos".

El gran éxito de la iniciativa vino respaldado por las palabras del director del centro penitenciario Julián Maíllo, que reveló que, para alguien que está preso, "la cultura es liberadora".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios